ocultar el menú

Davidi, un tipo familiar

- 28 septiembre 2019 - Por ManuS

El campeón belga cumplió 40 primaveras en pleno Día 1 C del festival. 

Davidi Kitai
Es uno de los veteranos del Team Winamax. Ayer, hacia el término del Día 1 C del Main Event, los ojos se desviaron de los tapetes por unos instantes, la luz se volvió tenue y la gente empezó a rodear al Davidi “KitBul” Kitai para cantar “happy birthday”. La ocasión lo merecía. El belga cumplía 40 primaveras en pleno festival. No se lo esperaba, pero aguantó el tipo. Rodeado de familiares, amigos y admiradores, “Dav” sopló las velas con la ayuda de su retoño. Natural de Bruselas, Kitai se unió a la W Roja en 2008 tras hacerse un nombre en la esfera del póker en línea. “Ganar para Bélgica el primer brazalete de las World Series of Poker sería un auténtico orgullo para mí”, confesó nada más unirse al Team Winamax. Dicho y hecho. Semanas después su nombre copaba los titulares de medios generalistas y especializados tras conquistar el 2.000$ Pot-Limit Hold’em de las Series Mundiales, convirtiéndose así en el primer embajador de la casa en llevarse un título de campeón del mundo. Un palmarés que no paró de crecer con el tiempo a base de conquistas de seis y cinco dígitos en las mejores plazas del circuito.

Davidi Kitai
Sin embargo, ganar, lejos de ser una obsesión, es una excusa para mejorar. Un acicate. Un ideal con el que progresar. “Con el paso de los años he aprendido a relativizar las eliminaciones. Son momentos para reflexionar, aprender de mis errores para volver más fuerte y, como objetivo final, terminar ganándolo un día. Porque, siendo honestos, esto se acerca más a un sueño que a un objetivo”, apuntaba en su blog. Desde un punto de vista técnico está entre los mejores. Se le considera un estudioso del naipe. Controla a la perfección sus emociones y no hace las cosas a la ligera. «Me gusta inscribirme tarde porque eso me hace ganar tiempo y que las sesiones sean más cortas. He leído por ahí que es una decisión rentable a largo plazo: cuanto más cerca estemos de ITM, mejor será», aconsejaba con respecto a las Winamax Series. La temporada pasada la definió como "épica": 15 puestos premiados, 7 mesas finales, 2 victorias y 1.368.000 € de ganancias brutas. Terminó 45º en el GPI, 35º «Player of the year» y 3º de la clasificación Livepoker. 

La familia Kitai al completo desembarca en Las Vegas.

Aunque eso era lo de menos ayer noche. No se reconocía al Davidi de las mesas de póker (para eso ya están los ránquines), sino al Davidi de fuera de estas. Un tipo cercano, de apariencia tímida y, sobre todo, humilde. No es raro verle paseándose en chándal por los pasillos del City Hall vapeando y haciéndose fotos con quien se las pide. Como tampoco es raro verle en las citas más importantes con su esposa Caroline y sus dos pequeños. Y es que el Pro es un tipo familiar en todos los sentidos del término que, como el buen vino, gana enteros con los años.

Feliz cumpleaños, genio.