ocultar el menú

Verde que te quiero verde

- 25 septiembre 2019 - Por ManuS

Como cada año, nuestros festivaleros se ponen las botas en el foot-golf (en ambos sentidos). 

foot-golf
Otra cosa no, pero el verde abunda en Dublín. No en vano la ciudad que vio nacer a James Joyce y a tres premios nóveles conserva desde antaño una larga tradición por el fútbol y el rugby. Su clima húmedo y lluvioso (breaking news) maridan a la perfección para deleitarnos con cuidados parques, frondosas esquinas y campos de golf como el que rodea al hotel City West. Nosotros, expertos en sacarle el máximo partido a lo que nos da la madre naturaleza, ideamos hace unos años una modalidad de deporte que pronto veréis en los Juegos Olímpicos: el foot-golf. Como su propio nombre indica, la práctica consiste en tener el hándicap más bajo posible en el green, pero utilizando las piernas en vez de los tradicionales palos. Algo que parece fácil de primeras, pero que no evita que algún que otro balón acabe en el bunker durante el encuentro.

Mathieu Duran
Como cada año y de verde impoluto, el árbitro Matthieu Duran dio las últimas consignas a las parejas bajo un sol primaveral. Entre los valientes se encontraban el flamante campeón del mundo Ivan Deyra vestido de azulgrana y el “rojillo” Javi Elorza, quien se tuvo que retirar tras sufrir una caída durante los primeros instantes del partido. Sin embargo, a pesar de este percance sin importancia, Elorza alaba la cantidad de actividades paralelas que ofrece el Winamax Poker Open y no descarta volver a ponerse la botas en ediciones futuras. ¡Y nosotros que lo veamos! 

Ivan Deyra
El Team Winamax Ivan Deyra se prepara para intentar un hoyo en uno (se quedó con las ganas).

foot-golf
Apuntad: jugar en chanclas es una mala idea.

foot-golf
Entre swing y swing algunos aprovechan para coger fuerzas.

ganadores foot-golf
La dupla francesa de Romain et Simon posa orgullosa tras ganar el choque. GG!

foot-golf
El foot-golf dio paso al foot-dart, de complejidad parecida.