Ya en premios, el PPC tiene muchas hitorias que contar

- 29 junio 2022 - Por Alex

Maxx Coleman cae en burbuja de premios dejando a 17 aspirantes todavía en pie
14 de ellos ya saben lo que es ganar un brazalete, alguno incluso el más cotizado que hay

Maxx Coleman

Max "Bubble-boy" Coleman

Después de una jornada que comenzaba con 41 aspirantes, ya solo quedan 17 después de que a pocos minutos de que entremos en el último nivel de la jornada, la burbuja ha explotado dejando fuera de premios a Maxx Coleman, quien ha caído en una mano de NL Hold'em contra el americano de origen mexicano Ap Garza, con 88 contra AJ, conectando Garza una J en el flop suficiente como para que los 17 jugadores restantes se garantizasen 83.738 $. 

Ap Garza

Ap Garza, el encargado de expltoar la burbuja

Antes de que esto sucediera se quedaron por el camino nombres como los de Michael Mizrachi, el líder del día Bryn Kenney, Erik Seidel, Phil Ivey, Scott Seiver, Steven Chidwick o Daniel Negreanu, por mencionar a algunos. Sin embargo, y aunque cualquiera de ellos hubiera dotado de una dimensión especial al potencial Día 4 al que estamos a punto de llegar en este torneo, no se puede decir que no haya historias para explicar con los protagonistas que nos quedan todavía sobre las mesas. Para empezar, de los 17 jugadores ya en premios, solo tres no saben lo que es enfundarse un brazalete de oro y brillantes. Los 14 restantes tienen como mínimo uno, y como máximo cuatro como es el caso de Benny Glaser, el británico especialista de los juegos mixtos, quien por cierto va como una moto. 

Otra historia que sería muy digna de explicar sería la posibilidad de que el vigente ganador del Main Event se pinchara después el siguiente 50.000 $ Poker Players Championship celebrado todavía en su reinado. Es algo que puede ocurrir. La verdad es que no sabíamos esta faceta como jugador de juegos mixtos de Koray Aldemir, pero la realidad es que el actual campeón del Main Event de las WSOP 2021 se encuentra a punto de plantarse en el Día 4, con un stack medio y demostrando conocer y dominar los nueve juegos en los que se celebra este torneo. 

Koray Aldemir

Qué decir de aquellos que pueden sumar un segundo título del PPC a su palmarés. En 2013 Mattheu Ashton se impuso a un field de 132 jugadores para llevarse un premio de 1.774.009 $ para convertirse en el primer jugador europeo en ganar este torneo. Es uno de los dos ganadores del trofeo Chip Rheese que todavía quedan en la carrera. El otro, responde al nombre de Dan y al apellido de Cates. Efectivamente. Jungleman lleva diciendo desde que empezó este torneo que no iba a dejar títere con cabeza y que se los iba a cepillar a todos, y va camino de conseguirlo. El americano va camino de plantarse en la mesa final, y veremos si de conseguirlo, hay alguien que le pueda parar. 

Jungleman

Y aunque sea por los "jajas", también con opciones sigue el bueno de Bryce Yockey, quien en 2019 se llevó uno de los mayores bad-beats jamás televisados en la mesa final de este mismo torneo cuando solo quedaban 4 jugadores sobre el tapete. Aunque solo sea a modo de recordatorio, ahí va:

Estos son algunos de los jugadores que todavía quedan con vida cuando se acerca el último nivel de la jornada, tras el cual los jugadores embolsarán y se emplazarán a mañana miércoles para decidir quiénes acceden a la mesa final. 

¿Dónde están los españoles?

- 29 junio 2022 - Por Alex

La escasa presencia española sobre el terreno nos hace plantearnos cuáles son los motivos
Principalmente son dos hipótesis las que ponemos sobre la mesa

Sergi Reixach

Sergi Reixach, jugando el Evento #60: 10.000 $ Short-Deck

Llevamos ya más de una semana en Las Vegas, tiempo más que suficiente como para que el cuerpo se aclimate a este huso horario, y también a las jornadas de trabajo que rara vez son de menos de 10 horas. Lo bueno a este respecto es que la experiencia de años anteriores ya nos ha servido para aprender esta lección, así que podría decirse que no hay sorpresas de ningún tipo a este respecto.

El tiempo que aquí llevamos también no solo nos ha servido para tener una buena aclimatación para cuando llegue el momento cumbre del festival (el Main Event) sino para observar en primera persona la magnitud del colectivo al que principalmente debemos seguir. Esto por definición se refiere al Team Winamax y al grueso de los jugadores españoles desplazados hasta Las Vegas. En el primer grupo no hay sorpresas de ningún tipo, sin embargo no podemos afirmar lo mismo del segundo. Los días en Sin City nos han servido ya para llevarnos una sorpresa en cuanto a la participación española, y debemos decir que no es precisamente agradable. ¡Hay muchos menos jugadores españoles que en ediciones anteriores a estas alturas!

Cuantificarlo en número es difícil. No hay unos registros concretos a los que agarrarse y eso impide comparar puros números entre un año y el otro, por lo que esta estimación se sostiene en la experiencia personal acumulada a lo largo de los años, no en vano quien firma estas letras ha peregrinado ya a Las Vegas con motivo de las World Series of Poker hasta en nueve ocasiones, la primera de ellas en 2012.

Sin duda, la sensación es que somos menos españoles por aquí que en ediciones anteriores, y al compartir esta apreciación con los aquí presentes, todo el mundo nos confirma ese mismo feeling. Dicho esto, la pregunta que nos hacemos es evidente: ¿por qué? 

Para contestar a estas dos preguntas, se nos ocurren dos grandes motivos, los cuales impiden que sean más los jugadores españoles que hayan participado en las primeras cuatro semanas de las World Series of Poker. Este análisis puede no ser válido con el caso del Main Event, pues se trata de un torneo en concreto muy especial, para el que muchos jugadores pueden dejar de lado los dos motivos de los que hablaremos a continuación. De hecho, nos consta que así es. Vamos con nuestro análisis.

1) El hostión de BItcoin

Desde hace algún tiempo las criptomonedas se han convertido en un tema más de conversación no solo en la escena de póker profesional y semi-profesional, sino en la sociedad en general. Raro  es aquel que no ha invertido más o menos dinero en algúna crytomoneda, raro es aquel que no tiene un cuñado que ha metido pasta en ese Alt-coin que apunta a multiplicarse por x10 de un momento a otro, y raro es aquel que no ha pinchado un torneo importante y lo ha metido todo al Bitcoin. 

Exageraciones al margen, es público y notorio que casi todos los jugadores de póker, acostumbrados a mover dinero por Internet de salas a monederos virtuales y viceversa, han metido la mayoría de ellos parte de sus bancas en el exchange de turno invirtiendo en criptomonedas de mayor o menor fiabilidad. Bitcoin, Ethereum, Solana y Luna son algunos ejemplos. 

Maximo BTC

El máximo histórico de Bitcoin

Bitcoin, la criptomonedas  por excelencia y cuya tendencia marca la del resto de criptomonedas , en noviembre de 2021 tocaba su máximo histórico: un BTC se cambiaba entorno a 66.000 $. Corrían tiempos de bonanza, y esa tendencia alcista hacía que el optimismo se contagiara a la velocidad de la luz embriagando a todo aquel que tuviera cierta cantidad de dinero inmovilizado con ganas de invertir. Los jugadores de póker no escaparon a esta tendencia, y fueron muchos los que metieron gran parte de sus ganancias y de su dinero en general en la cryptomoneda de turno. 

Pero poco podían imaginar ni los jugadores de póker ni el mundo en general que a finales de mayo de 2022 se viviría una serie de jornadas negras en las que la mayoría de criptomonedas se desplomarían a niveles no vistos desde hacía muchos años. Lo que en noviembre valía 66.000 $ el 18 de junio llegó a vale 18.900 $ (el BTC, vamos), parecido con Ethereum y los que habían confiado sus ahorros o parte de su banca en Luna y el mundo Terra en general, vieron cómo simplemente sus monedas pasaban a valer 0. 

Luna crash

Luna pasó de un proyecto prometedor a no valer absolutamente nada

Conclusión de todo esto, en lo que tampcoo vamos a entrar a valorar los motivos de lo ocurrido. Simplemente se trata de un hecho, que sin duda ha tenido un impacto en los bolsillos y la economía en general de mucha gente, también de los jugadores de póker: los bolsillos no están tan llenos como hace unos meses.

Por todo esto, un motivo al parecer bastante evidente (y así se nos ha dejado caer por las mesas) de que muchos jugadores que tal vez hubieran optado por venir a Las Vegas a participar en varios torneos de las World Series, hayan optado mejor por no hacerlo. 

2) Andorra, ¿la tierra prometida?

Para abordar el análisis del segundo motivo que creemos tiene mucho impacto a la hora de contar con una menor participación española en estas World Series, debemos hacer un par de pasos previos para contextualizar la situación.

Todos sabemos que en España no gozamos de una regulación del juego online que permita participar a los jugadores en las salas ".com" desde suelo español. Eso es, en gran medida, lo que permite que Winamax obtuviera licencia para operar en España bajo el mercado regulado europeo, por ahora unificando la liquidez de Francia y España en un todo. 

Bien, dicho esto, es por todos sabido que en tiempos pretéritos, fueron muchos los que optaron por emigrar de España en busca de lugares de residencia que siguieran permitiendo la conexión a salas internacionales. Inicialmente Reino Unido fue uno de los destinos favoritos para la comunidad española: Londres, Bournemouth, Manchester, Cardiff, Bristol fueron destinos a los que se marcharon algunos de los jugadores españoles más reconocidos, atraidos no solo por la posibilidad de seguir jugando en salas ".com", sino también por una tributación muy atractiva para cualquier jugador que se considerara profesional: 0 % de taxes del póker, al considerarse que el jugador ya paga su "tajada" con el rake, que a su vez tributan las salas que operan en territorio internacional. 

Andorra

Andorra, el país dels Pirineus

Pero no nos engañemos: Reino Unido no es España, ni se le acerca... El Sol, la comida, la cultura, el clima... Poco tienen que ver con España, y si a eso le sumamos una distancia considerable, el resultado fue que poco a poco fueran más los que se empezaran a cansar de conducir con el volante a la derecha y buscaran una forma de acercarse a casa en la medida de lo posible. Poco a poco Andorra se fue convirtiendo en un país  al que los jugadores de póker profesionales le hacían ojitos. 

Llegar y afincarse en Andorra no es tarea sencilla para un ciudadano "raso", pero podría decirse que al jugador de póker profesional promedio, dispone de un poder adquisitivo suficiente como para poder afrontar los costosos trámites burocráticos necesarios para convertirse en ciudadano andorrano y por lo tanto, tener una dirección fiscal en el Principado. El país de los Pirineos cumple mucho de lo que un jugador de póker profesional español anda buscando: posibilidad de seguir jugando en salas ".com", buena conexión con España por carretera y ahora también vía aérea, cultura similar a la española, ocio, deportes y una tempratura que si sacamos de la ecuación la época del invierno más duro, no es tan distinta a la de algunas zonas españolas.

Pero, ¿qué hay de la tributación? Es tan buena (es decir, 0 %) como la de Reino Unido. No, no lo es, pero es un mal asumible, podría decirse. Los jugadores de póker profesionales tributan un 10 % de sus ganancias ya sean online o presenciales, el precio que hay que pagar por tener una vida lo más parecida posible a España. 

Con los antecedentes puestos sobre la mesa, nos trasladamos al artículo que escribirmos ayer en el que explicábamos qué es el ITIN y cómo se gestionan los impuestos del póker en Estados Unidos, todo ello para explicar que el país de las barras y estrellas no tiene un acuerdo bilateral con Andorra, de manera que a diferencia de lo que ocurre con Reino Unido o Francia, los jugadores con dirección fiscal en territorio Andorrano ven cómo automáticamente a sus ganancias que sobrepasen los 5.000 $ en Estados Unidos, se les aplica una mordida del 30 %. Conclusión: jugar en EE.UU. para los "andorranos" es EV-. 

Matthew Ashton

A falta de españoles, nacionalizamos a Matthew Ashton que va como un tiro en el PPC

La comunidad española en Andorra a día de hoy, es muy numerosa. Nos dicen los aquí presentes que tal vez haya entre 150 y 180 jugadores españoles de póker viviendo en el Principado, de manera que parece lógico pensar que este sea un motivo de mucho peso para que gran parte de ellos hayan decidido quedarse en casa y no venir hasta Las Vegas este verano. Un ejemplo claro lo tenemos en Juan Pardo. En condiciones normales, Juan estaría participando en la mayoría de torneos de alto buy-in, como hace en Europa, donde debería afrontar el pago del 10 % de sus ganancias en concepto de impuestos. Pero venir a Estados Unidos, jugar (por ejemplo) un torneo de 250.000 $ como el que jugó Adrián, y saber que de lo que gane el 30 % se irá automáticamente, lo convierte en un torneo injugable, y como ese ejemplo, muchos más extrapolables al resto de jugadores y niveles. 

¿El Main Event será diferente? Seguramente sí, al fin y al cabo se trata de un solo torneo, en el que se busca el "One Time", y llegados a ganarlo y meter en el bolsillo (pongamos) 10 millones de dólares, el bendito problema al que un jugador afincado en Andorra se encontraría, sería un mal menor. Pero por lo que se refiere a los torneos regulares previos al Main Event, parece evidente pensar que el factor Andorra es algo muy a tener en cuenta. 

Evento #51: 400 $ Colossus

- 29 junio 2022 - Por Alex

Paul Hizer
 Paul Hizer (Reino Unido) - 414.490 $

Parece que los torneos de bajo buy-in en los que se multiplica por mucho la inversión inicial se han empeñado en escribir historias épicas con sus ganadores como protagonistas. El caso de Yurislav Kolev, el ganador del Millionaire Maker, que convirtió una ficha de 25.000 puntos y más de un millón de dólares, ya corrió como la pólvora. Ahora, aunque a menor escala y con algo menos de épica, se une Paul Hizer, quien ha multiplicado x1.036 su inversión inicial para embolsarse 414.490 $ después de que hoy, en la jornada final a la que llegaban los últimos siete aspirantes, su stack cayera hasta las 2 ciegas, momento en el que empezó una épica remontada, incluyendo un call por todo su stack con K-high, para acabar ganando el torneo más importante de su carrera y su mayor premio hasta la fecha, aunque no es la primera vez que este jugador inglés pincha un premio de seis dígitos. En 2019 ya pinchó más de 119.000 $ en un torneo de 1.000 $, pero el de hoy, es sin duda escalar a un nivel muy superior. 

13.565 entradas (reentradas incluidas)

Seis españoles en premios:
Pedro Inglés - 78º por 5.160 $
Benjamín García - 347º por 2.730 $
Abraham Serrano - 495º por 1.470 $
David Merino - 868º por 950 $
José Luis Puente - 1163º por 840 $
Yossi Obadía - 1516º por 700 $

Crédito fotográfico: WSOP.com
 

Evento #54: 500 $ Salute to Warriors NLHE

- 29 junio 2022 - Por Alex

James Todd
James Todd (EE.UU) - 161.256 $

Por la vía rápida. Así se podría definir que se decidió el Evento #54, uno de esos torneos de bajo buy-in con participación masiva (aunque no tanto como otros tipo Colossus o Milly Maker) y que cada mañana arrancaba la acción con un homenaje a los veteranos americanos, haicendo sonar el himno de las barras y estrellas en los salones del Paris y el Bally's. Cuando hoy todos los presentes en la sala se pusieron en pie para escuchar las notas del himno nacional, 21 jugadores quedaban en pie en este torneo. Solo cinco horas más tarde, el mismo había llegado a su fin, proclamando a James Todd como su ganador, quien se hacía con el primer brazalete de su carrera en un torneo en el que hubo algún que otro deep-run ilustre, como el de Barry Greenstein que se coló en la 63ª posición. 

3.209 entradas (reentradas incluidas)

Dos españoles en premios:
Edgar Cabacas: 156º por 1.277 $
Adrià Calonge: 291º por 1.011 $

Crédito fotográfico: WSOP.com

¡H... de p...! ¡Habéis resucitado a Kenney!

- 28 junio 2022 - Por Alex

Bryn Kenney lidera lidera a los 41 jugadores que alcanzan el día 3
Evento #56: 50.000 $ Poker Players Championship (41/112 jugadores)

Koray

El actual campeón del mundo, ante otra oportunidad histórica

Comienza una jornada aparentemente tranquila desde las dependencias del Paris/ Bally's de Las Vegas, en la que además de un montón de jugadores mayores de 60 años que llenan las mesas del Super Seniors, el otro plato principal del Paris Ballroom cuando el reloj marca las 14:00 h es la reanudación del 50.000 $ Poker Players Championship, torneo que reúne a lo mejorcito de la casa con nombres como los de Koray Aldemir, Yuri Martins, Daniel Negreanu, David Williams o Dan Smith, entre otros, pero el que lleva la voz cantante llegados a este punto no es otro que Bryn Kenney. Algunos seguro que se estarán retorciendo del escozor ante esta situación. 

Puesto Jugador CHIPS
1 Bryn Kenney 2.064.000
2 Michael Moncek 1.702.000
3 Koray Aldemir 1.427.000
4 Yuri Martins 1.405.000
5 Scott Bohlman 1.379.000
6 Taylor Paur 1.344.000
7 Johannes Becker 1.338.000
8 Benny Glaser 1.255.000
9 Adam Friedman 1.220.000
10 David Williams 1.082.000
11 Dan Smith 1.065.000
12 Naoya Kihara 1.051.000
13 Bryce Yockey 1.010.000
14 Erik Seidel 999.000
15 Scott Seiver 982.000
16 Julien Martini 880.000
17 Brandon Cantu 866.000
18 Phil Ivey 850.000
19 Luke Schwartz 824.000
20 Maxx Coleman 781.000
21 Michael Mizrachi 767.000
22 Dan Cates 763.000
23 Daniel Weinman 735.000
24 Philip Sternheimer 667.000
25 David "ODB" Baker 656.000
26 Matthew Ashton 649.000
27 Ali Eslami 608.000
28 Anthony Zinno 601.000
29 Jean-Robert Bellande 597.000
30 Andrew Kelsall 559.000
31 John Racener 520.000
32 Ben Yu 406.000
33 Matthew Gonzales 375.000
34 Mike Noori 358.000
35 Ap Garza 354.000
36 Anthony Gregg 346.000
37 Stephen Chidwick 342.000
38 Jonathan Cohen 327.000
39 Daniel Negreanu 318.000
40 Freddy Deeb 175.000
41 Nicholas Julia 61.000

Teniendo en cuenta que se trata de un torneo de cinco días de duración, que culminará el próximo jueves 30 de junio ante las cámaras de PokerGO, lo más probable es que hoy el filtro de candidatos se estreche todavía más y sea mañana, Dïa 4, cuando explote la burbuja de premios, es decir, cuando queden 9 jugadores con 198.661 $ garantizados. De ahí, se tendrá que ir escalando hasta los 1.449.103 $ que se llevará el ganador del brazalete y del trofeo Chip Rheese. 

Con el registro cerrado como quedó ayer Día 2, se pueden sacar algunas conclusiones por lo que a la participación se refiere. Aunque hemos estado lejos de las 148 entradas, que fue el récord que se marcó en las ediciones 2007 y 2008, el registro en este $50k PPC 2022 será el más grande desde la edición 2013, lo que da una pequeña muestra de la buena salud de la que disfrutan los torneos hoy en día por lo que a la escena de altos buy-ins se refiere. 

Participación PPC