ocultar el menú

Poker de altos vuelos

- 11 junio 2019 - Por Alex

Conocemos un poco más la figura de Paco Blanco, jugador en sus ratos libres, piloto de aerolínea a tiempo completo

Paco Blanco

El mundo del poker nos ha permitido, a lo largo de los años, conocer muy de cerca a figuras de nuestro juego favorito como las de Adrián Mateos, Leo Margets, Sergio Aido, Juan Pardo y tantos otros que a día de hoy forman la élite del poker en nuestro país. Sin embargo, el poker a veces sirve también de pretexto para conocer otras personalidades normalmente alejadas de los tapetes, pero con el naipe como hilo conductor. Es el caso de Paco Blanco.

Este conquense es uno de los muchos españoles desplazados estos días a Las Vegas, y también uno de los muchos que han participado hoy en el Evento #26: 2.620$ NLHE Marathon, torneo que hasta el momento cuenta con 941 participantes con el registro todavía abierto hasta el inicio de mañana, cifra que por cierto dista bastante de las 1.637 entradas que tuvo el año pasado, aunque esto es algo de lo que trataremos en otro momento. No distraigamos la atención de lo que aquí venimos a hablar. 

La figura de Paco es muy particular, tanto que no se nos ocurre otro ejemplo siquiera parecido en la comunidad española, y mucho menos entre los que podemos encontrar estos días en los pasillos del Rio. El poker es una de sus pasiones, incluso de vez en cuando una fuente de ingresos, pero ni mucho menos la principal. Paco Blanco es, en su día a día, comandante de vuelo en una de las aerolíneas más importantes del planeta basada en Oriente Medio, donde por cierto reside habitualmente junto a su esposa, una estonia que habla cinco idiomas y violinista de profesión en la Filarmónica de Qatar (para darle todavía más singularidad a su caso particular).

Paco Blanco avion

Seguir la cuenta de Twitter de Paco es un regalo para los sentidos, pues no es difícil encontrar tuits con imágenes que muchos nunca podríamos tomar. Destinos icónicos, perspectivas desde el aire solo al alcance de unos pocos y en definitiva, puntos de vista diferentes, son la tónica en sus tuits. Algunos de ellos, aquí os los facilitamos:

Pero en su time-line no solo se pueden ver fotos desde el aire. También hay mucho naipe y mucha ficha de poker, y es que Paco aprovecha siempre que tiene ocasión, y que hay partidas en sus destinos, para sentarse en mesas de tantas y tantas ciudades. Los tapetes de ciudades como Estocolmo, Ciudad Los Angeles en Filipinas, Vietnam, Viena, Londres o Niza han sido algunos de los lugares donde Paco Blanco ha jugado a poker, normalmente con bastante éxito:

Como no podía ser de otra manera, hemos querido aprovechar uno de los descanso del Evento #26: 2.620$ NLHE Marathon para sentarnos con este conquense y arrancarle algunas respuestas a la infinidad de preguntas que asaltaban nuestra mente, no en vano el suyo es un gremio muy particular y selecto, en el que rara vez se tiene oportunidad de lanzar preguntas "a cara de perro". 

Paco, cuéntanos un poco sobre ti y sobre tu faceta profesional como piloto...

Soy de Cuenca, aunque actualmente no vivo allí. Trabajo para una aerolínea que opera desde Oriente Medio, por lo que mi residencia habitual está en Qatar, donde vivo con mi mujer. Ella es violinista en la Filarmónica de Qatar. Llevo relativamente poco tiempo trabajando para esta compañía. Antes había trabajado para Spanair. 

Ya son casi 20 años los que llevo vinculado a la industria del aire y más de 9.000 horas a mis espaldas. Lo de las horas se contabiliza porque si has de dar formación a otros pilotos con menos experiencia, siempre pedirán que haga de "mentor" a uno con más horas de vuelo que a otro con menos, es lógico. También para poner a cargo de aviones más grandes y difíciles de manejar a aquellos con más experiencia. Lo que sucede en cualquier trabajo: mayor responsabilidad para los más experimentados. 

¿Siempre pilotas lo mismo o cómo va eso?

Sí, siempre piloto el mismo avión, concretamente un Boeing 787 Dreamliner, que podría considerarse el avión comercial más moderno y equipado, no en vano está valorado en 300 millones de dólares. Aunque podría tener capacidad para 300 pasajeros, yo siempre transporto a 254.

¿Por qué siempre el mismo?

En la aviación, los pilotos tenemos la obligación de conocer los protocolos al dedillo. Concretamente con el Dreamliner, yo sé exactamente qué hay que hacer en cada caso hipotético que se puede dar. Si cada día llevara un modelo de avión distinto, podría llegar a tener dudas en caso de una emergencia. No encontrar un botón, o no tener claro el funcionamiento de la nave en según qué situación puede llegar a costar vidas humanas, por lo que los pilotos nos aprendemos al dedillo la aeronave que pilotamos para siempre saber qué hacer en cada caso. De ahí que siempre pilotemos lo mismo. 

¿Has pilotado a Las Vegas?

No, mi aerolínea no vuela a Las Vegas aunque es posible que se abra esa ruta pronto, pero vamos, es anecdótico, pues he volado a todo el planeta. He volado a Tokyo, a Yakarta, a Bali, a Lisboa...

¿A cuántos países puedes haber volado?

Ahí me pillas, pero seguro que a más de 30. Quitando América en general, y Australia, el resto del mundo me lo he pateado. Muchos países de Asia, de África y toda Europa. 

¿Te has visto en algún apuro alguna vez?

Pues mira, hace no mucho tiempo, estábamos despegando de Barcelona y se nos llenó la cabina de humo, tanto así que no veía a mi copiloto. Después de más de un año de investigación se detectó que el circuito del aire acondicionado de todo el avión, pero especialmente el de nuestra cabina, perdía aceite por una válvula y eso fue lo que provocó que se nos llenara de humo. Automáticamente declaramos emergencia a la torre de control, despegamos, dimos la vuelta y volvimos a tierra sin ningún tipo de incidencia más. En total, la maniobra nos llevó 6 minutos desde que despegamos hasta que el avión quedó completamente parado en tierra. 

¿Algo que te haya pasado en el aire?

Pues hace poco tuve una turbulencia muy severa sobrevolando Milán. Muy, muy severa. Tanto que los carros de la bebida dieron un salto de un metro de altura. Nadie salió herido, gracias a Dios, pero mi copiloto y el grueso del pasaje no abrieron la boca hasta llegar a destino. En realidad parece mayor problema de lo que verdaderamente es. Es decir, una turbulencia así de violenta puede llevar a pensar que te vas a estrellar, pero en realidad la situación nunca estuvo fuera de control.

¿Te ha tocado volar después de que haya sucedido alguna catástrofe aérea?

Pues sí, después de uno de los peores accidentes de la aviación española, el de Spanair en Madrid que tuvo 154 fallecidos el 20 de agosto de 2008. De hecho, tres días antes de ese accidente había volado con el comandante de aquel vuelo, que lógicamente falleció. De hecho, había volado con todos los auxiliares de vuelo y todo el personal. Los conocía a todos. De hecho sobrevivió una azafata, que a día de hoy sigue volando y me parece una tía con un coraje espectacular. 

Ese accidente me pilló de vacaciones, y al cabo de los cinco días volví voluntariamente de mis vacaciones y pedí volar, porque nadie quería volar por entonces. Mi primer vuelo fue Barcelona - Jerez, y recuerdo que me temblaban las piernas. 

Bueno, hablemos de poker... ¿Allá donde vas intentas jugar a poker?

Sí, juego mucho, me gusta. Allá donde sé que hay partidas o locales donde se organizan torneos, intento jugar. El sitio más "friky" donde he jugado es en Ciudad de Los Angeles (Filipinas). Hay una calle que se llama "Walking Street" y en esa calle hay una sala de poker que se llama "Wild Aces Poker Club". Cuando entras ahí, te cachean para ver si llevas armas, pero eso no es lo inquietante. Lo inquietante es ver los cajones donde guardan las armas de los que están dentro. Tú entras allí, juegas, es un antro lleno de humo... Y se juegan sus torneos de 20€ o sus partidas de cash de 1/2 o 0,5/1. 

Y hace poco también jugué en Vietnam, en la ciudad de Da Nang, una ciudad que recomiendo mucho para visitar, porque es precioso y muy barato. Allí vas, compras tus fichas, te cobran el 10% y luego en la mesa ya no te cobran nada. Pero vamos, allí es facilísimo ganar. Está lleno de chinos con dinero, que se lo juegan con mucha alegría. Si hasta yo gano...

¿En Oriente Medio también se juega?

Sí, se juega mucho, pero en partidas privadas. Los libaneses y los israelíes juegan mucho. Les encanta ir "all-in", lo llevan en su mentalidad, por eso jugar contra libaneses o israelíes es la mayor gambleada que te puedas imaginar. Son gente que han hecho dinero, pero que han vivido mucho tiempo de guerras civiles, por lo que no sienten el apego a las cosas ni al dinero. Lo que les gusta es el factor suerte, la adrenalina de ir all-in...

Más allá de eso, que puede ser lo más llamativo, he jugado en toda Europa: en Cannes, en Niza, en Praga, en Campione que ya está cerrado, he jugado en Rozvadov... He jugado en todas partes. 

Volviendo a los aviones, ¿hay algún avión que te gustaría pilotar y no has pilotado todavía?

Sí, sin duda. El Jumbo 747. No lo piloto, aunque podría, porque profesionalmente sería un paso atrás, pero seguro que sería el avión que todo piloto del mundo querría pilotar. Es un avión de cuatro motores, gigantesco, al cual lo llaman "La Reina del Aire". Todos querríamos volar ese avión por lo majestuoso que es, y eso que yo vuelo ahora mismo lo más moderno que existe. Mi avión va rapidísimo, dependiendo del viento puede ir a más de 1.000 km/h. Concretamente entre Korea y Japón, que es la zona de mayor viento del mundo.

Tras esta amena conversación, Paco y Ramón Colillas (quien nos acompañaba) se volvieron a reanudar el torneo en el que estaban participando, concretamente el Marathon, donde a Paco no le fueron nada mal las cosas. Embolsó un saludable stack que le permitirá mañana partir en 13ª posición.

Desde aquí, la mayor de las suertes, tanto en el torneo como en su carrera profesional desde el aire. ¡Gracias por abrirnos este mundo nuevo!