[Blog] Por el amor al juego

Por dentro LIFE STYLE hace más de 2 años.

joao blog
Para entender esta historia tenemos que retroceder unas cuantas décadas. Año: 2001. Lugar: Funchal, en la isla de Madeira, más concretamente en el pabellón de baloncesto del equipo CAB Madeira.

Tras salir del colegio, que terminaba a eso de la una de la tarde, me apresuraba a ir a casa a por algo de comer y a las dos y media ya estaba en el gimnasio. Los entrenamientos empezaban a las seis y media y a veces no había jugadores hasta las cinco y media. Ponía mis discos favoritos que previamente había pirateado por los altavoces del gimnasio y jugaba al baloncesto durante horas y horas. Solo. Sin fans, sin vítores, sin dinero de por medio, sin oponentes. Jugaba, siemplemente jugaba. Para practicar. Para aprender. Para soñar. Sin duda, uno de los mejores momentos de mi vida.  

La verdad es que no me fue mal. Me llamaron para entrenar con el primer equipo a los quince años y estuve unas cuantas temporadas como profesional, aunque fuera principalmente para gritar desde el banquillo. Ganamos muchos títulos regionales, algunos a nivel nacional, y yo gané un puñado de premios individuales. Finalmente, llegué al equipo profesional y jugué contra el Oporto y el Benfica ante las cámaras de la televisión nacional. El baloncesto sigue siendo el amor de mi vida, y cuando miro hacia atrás y veo esos dieciséis años de juego, mis mejores recuerdos son los de cuando jugaba solo en ese gimnasio. No los títulos, ni los grandes partidos; sino esos momentos en los que me enfrentaba a mí mismo. El tiempo se detenía entre cada bote y esa sensación de plenitud que sentía anulaba cualquier otra cosa que sucediera en el exterior. En particular, recuerdo esa sensación tranquilizadora e inconfundible de mejorar trabajando

Tapetes y... Seguir leyendo

[Blog] Entonces, ¿cuánto palmaste?

Por dentro Torneos LiveTorneos Online hace más de 3 años.

Te propongo un ejercicio. Piensa en uno de tus jugadores de torneos favoritos. Ahora adivina cuánto dinero crees que ha ganado. Divídelo entre cuatro. Probablemente sigas estando por encima de la cifra real.

Los eventos se caracterizan por majestuosos pinchazos, jugosos premios y relucientes trofeos. La industria, a su vez, se organiza alrededor de los grandes pseudos del lobby, no alrededor de los desconocidos. El titular siempre será “Naza gana lo que sea por 100.000 €”. Nunca será “Naza no cumple ninguno de sus objetivos durante siete días seguidos”. Así es la naturaleza del formato.

Sin embargo, el póker de torneos es menos glorioso de lo que parece. De hecho, la victoria llega tras una larga lista de fracasos. Entonces, ¿cómo se sobrelleva todo? Bueno, es una cuestión de fe, de intentarlo. Hay que digerir muchos “noes” antes del gran “sí”. Para muestra, algunas cifras.

En los torneos suele cobrar entre el 12 y 15 % del field, mientras que la mayoría de profesionales entrarán en premios entre el 15 y 20 % de las veces. Eso supone 4-5 tiros al palo por cada vez que se entra en premios. Incluyendo mini-cashes. Asimismo, entiendo que la mayoría de los regulares de torneos ganan entre el 20 y el 40 % de sus sesiones en línea, dependiendo del tamaño del field, la estructura y el tipo de evento, y logran beneficios, como mucho, seis meses al año. Y no hablo de grandes beneficios. Eso pasa menos a menudo… Pero cuando ocurre, ¿cuánto se ha palmado por el camino? He aquí la gran pregunta.

Muchos jugadores profesionales acuden a otros jugadores para costear sus participaciones. En algunos casos están bancados, mientras que en otros intercambian porcentajes para reducir la varianza. Sobre todo, cuando se trata de... Seguir leyendo

[Blog] Mi vía de escape

Por dentro GeneralLIFE STYLE hace más de 3 años.

Falta poco para que acabe octubre y ya casi se cumplen siete meses desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS) clasificase como epidemia la Covid-19. La famosa "segunda ola" asoma la cabeza en el momento que escribo estas líneas y nadie sabe cuándo parará.

Hasta ahora, he analizado el póker con las gafas de jugador profesional. Para mí el naipe siempre ha sido una competición, un desafío personal, una forma de cubrir mis necesidades y las de mi familia, así como un medio para expresarme. La crisis sanitaria me ha hecho centrarme en el aspecto lúdico del juego y darme cuenta de hasta qué punto la diversión es importante para nuestra sociedad.

Durante el confinamiento nos vimos privados de nuestros principales vectores de divertimento. Un periodo marcado por el miedo y la ansiedad durante el cual he sido muy afortunado de contar con el póker en mi vida. Mientras todo o casi todo se paraba, el póker online vivía una explosión, convirtiéndose así en una vía de escape para ocupar mi tiempo y alma, pero manteniendo la misma filosofía: seguir mejorando. 

Lo mío y el póker fue amor a primera vista. El clásico No-Limit Hold'em, el Deuce to Seven, el Stud en todas sus formas, incluso los formatos más extravagantes como el Badacey. ¡Nunca le hice ascos a ninguna variante! Sin embargo, hasta hace poco no me había parado a pensar en el impacto tan positivo que el póker (y otras actividades similares) podría tener en nuestro día a día. Los medios no suelen destacar este aspecto, pero lo cierto es que nuestro juego preferido ha echado un capote a mucha gente para sobrellevar mejor este 2020, ¿o no? 

Más necesario que nunca

naza
¡Si todo el mundo estuviera tan prendado del póker como yo lo estoy! Este juego me ha ayudado a... Seguir leyendo

[Blog] Naipe en vena

Por dentro LIFE STYLE hace más de 3 años.

—¿Cuál es el secreto de la regularidad?

Hace unos días un viejo amigo –dentro y fuera de las mesas- me hizo esta pregunta.

—Solo hay que intentar hacer algo nuevo cada día. Y los resultados acaban llegando —contesté.

¡Vaya respuesta más estúpida! Olvidé que habían pasado diez años desde mis días de jugador amateur. Respondí desde la óptica de un jugador de élite. Dije lo que Steph me comentó sobre Nadal. No, no era esa la respuesta adecuada, así que decidí retrasar un poco la entrega del blog y tomarme un tiempo para reflexionar sobre mis comienzos, es decir, allá por 2008, cuando tenía unos 19 años.

P.E.Ningún jugador profesional empezó en este mundillo sabiendo en lo que se metía. Tampoco ganando. Pero apuesto a que no fue por falta de pasión. Cuando rememoro esas primeras jornadas… ¡Oh! La sensación de hacer faroles de 3 ciegas; la adrenalina de cada all-in preflop; las horas que me tiré viendo las partidas de High Stakes que se jugaban en Full Tilt. ¡Sobre todo aquellas en las que estaba Phil Ivey! La pasión por el juego. Pura pasión por el juego.

Más tarde empecé a salir con algunos chavales de mi isla que ya contaban con ganancias en el naipe. ¡Oh, la emoción de ver los primeros tutoriales! Siguiendo sus torneos. Cada victoria en el 3,3 $ 180-max. era como ganar un brazalete. La sesiones de 24 h. Los sábados por la noche, sobre las tres de la mañana, empezaba a ‘refrescar’ PokerTube para ver si habían sacado un nuevo episodio de la emisión High Stakes Poker. ¡No se me ocurría irme a la cama antes de verlo en línea! Y los lunes, bueno, los lunes eran sagrados. Tocaba ir al bar, acompañar a mis colegas en sus grinds de SNG de 18 jugadores y comentar manos. ¿Quién se acuerda del 5-bet shove de Ivey con 52o frente a... Seguir leyendo