[Blog] Macao Royale

Por dentro KING5 hace 11 días.

Me despierto. Estoy en Macao, torre del Wynn Palace, 42ª planta. Abro las cortinas. A pie de calle, cien metros más abajo, la capital asiática del juego se extiende delante mía. Hace bueno, a pesar de que el archipiélago sigue envuelto en su típica bruma. Hoy, día libre; mañana, el Main Event de 10.000 $ la Asian Pacific Poker Tour. Es decir, hay que llegar en forma. ¿Mi programa para las próximas horas? ¡Nada! Vamos, nada de póker en todo caso. No es la primera vez que me encuentro por estos lares y sigo con la misma ilusión.

A veces se compara Macaco con Las Vegas, y es verdad: ambas ciudades comparten características, sobre todo desde un punto de vista estético. Sin embargo, aquellos que hayan estado en los dos sitios dirán: en el fondo no tienen nada que ver. Aquí la fiebre del juego es mucho más intensa, los quehaceres para adultos que dan nombre a la ciudad del pecado son más discretos, los bares, clubs y salas de espectáculos, más limitados. Aquí se viene esencialmente para jugar, algo que también se nota de puertas para adentro. Los floors de las salas son cinco veces más numerosos que en Las Vegas y en cada mesa se juega con seriedad y disciplina. Con los cinco sentidos puestos en el tapete, podríamos decir. ¡Como si estuviéramos en trance! Asimismo, fuera de las salas, en las callejuelas que vertebran los viejos barrios de la ciudad todavía se siente la influencia de la arquitectura colonial portuguesa del siglo XVI en iglesias y edificios destacados. Y es que hay algo que Las Vegas nunca tendrá por mucho cartón piedra que coloquen en medio del desierto: alma.

Macao
Me dispongo a desayunar con Jimmy Guerrero, quien aquí se siente casi como en casa. Conoce las mesas de cash-game y su fauna al dedillo. Entre ravioli y ravioli... Seguir leyendo