[Blog] Viviendo como un Pro (2ª parte)

Por dentro

Leo Margets
¡Hola, gente! En el artículo anterior empecé a analizar algunas habilidades clave para la toma de decisiones que gracias al póker potencio de manera regular. Y es que es fantástico que este juego sean tan provechoso al respecto. ¿Sabíais que en Harvard desde hace años se imparte la asignatura de Strategic poker thinking dentro de la carrera de derecho?

Me encantaría poder ver algo similar en las universidades europeas algún día, aunque me temo que para ello aún queda mucho camino por hacer. ¿Os lo imagináis? En mi cabeza, me veo como la profesora, pero mientras espero que esto ocurra, quiero seguir profundizando en algo para lo que no hace falta esperar: seguir estudiando cómo el póker nos ayuda fuera de las mesas.

El futuro es nuestro

Leo Margets
Tus padres eran pobres, se puso a llover el día de tu boda, se averió un camión en medio de la calle y vas a llegar tarde… ¡Deja de quejarte y pensar que la vida es muy injusta y ponte manos a la obra! Sí, te tocará currártelo más en algunos aspectos, pero lo que seguro no te ayuda es perder el tiempo lamentándote por cosas que no estaban en tu mano. No puedes cambiar el pasado de tus padres, ni modificar el clima, ni retroceder en el tiempo para que no se rompa el camión, pero sí puedes cambiar tu futuro.

Racionalmente no tiene ningún sentido quejarnos por cosas que no controlamos, pero aun así lo hacemos. Perdemos tiempo dándole vueltas a asuntos en los que no podemos influir, movidos por una falsa ilusión de control. Y digo “ilusión” porque es precisamente una de las características que más define a los seres humanos. La tendencia a creer que podemos controlar o, al menos, cambiar los resultados de ciertas acciones en las que claramente no tenemos ningún poder.

Cuando empiezas a jugar y no entiendes el póker te quejas porque salió ese As en el river, porque perdiste KK contra JJ, porque el adversario ligó color y nunca tendría que haberte pagado… En vez de desperdiciar tu tiempo y energía en lloriquear, concéntrate en saber si la decisión que tomaste era la correcta.

 El póker te enseña que por mucho que te prepares y analices una situación siempre va a haber algo que no puedes controlar, las intenciones del rival pueden ser predecibles, pero nunca las sabrás a ciencia cierta. Del mismo modo tampoco puedes influir en las cartas que saldrán en el flop, turn o river. Ocurre exactamente lo mismo en la vida. Es vital comprender que lo único importante es lo que está en tu mano.

Leo Margets

El resultado no lo es todo

¡Qué fácil es para los humanos arrepentirnos una vez que conocemos el resultado de una decisión! Es casi un acto reflejo. Cuando las cosas no salen cómo nos gustaría automáticamente pensamos que deberíamos haber elegido otra opción. Pero esto es una falacia: el ser humano tiene la necesidad de darle sentido a todo y es nefasto aceptando el rol del azar en nuestras vidas, de manera que tiende a ser resultadista. Si solo evaluamos el valor del resultado, nadie nos garantiza que este vaya a repetirse otra vez en el futuro, ya que perfectamente puede deberse al azar.

Luces largas

Leo Margets
El póker te enseña que la única forma de asegurarnos resultados de manera consistente a largo plazo es tomando buenas decisiones. Eso sí, tienes que asumir que una decisión EV+ no implica que a corto plazo vayas a obtener el resultado que deseas, aunque a la larga, lograrlo será inevitable.

Cuando te mueres de ganas de pagar el all-in de tu rival de 25bb con J9s y no lo haces, tu cerebro siente lo mismo que cuando abres la despensa, ves el bote de Nutella y no lo abres.

Ese control de impulsos te está haciendo más fuerte. Para ponerte las cosas más fáciles a la hora de tomar decisiones, debemos tener claros nuestros objetivos, así que cada vez que tomas una decisión difícil estás haciendo pequeños pasos hacia un objetivo mayor y más importante.

Como, por ejemplo, seguir foldeando en fases de un torneo en las que es lo correcto, salir a hacer ejercicio cuando no te apetece, comer de forma saludable o hacer sesiones de PIO Solver aunque te apetecería más Netflix y manta. Ten siempre tu objetivo principal en mente para que las decisiones que tengas que tomar por el camino (algunas de las cuales implicaran luchar contra tus impulsos) no te resulten tan difíciles. De este modo, puede que incluso logres segregar algo de dopamina cada vez que consigas posponer la gratificación inmediata en pro de un objetivo a largo plazo mucho más importante. Piensa en mis palabras cada vez que abres la despensa y no sacas la Nutella.

¡Podría seguir durante horas enumerando maneras en las que el póker mejora nuestra toma de decisiones! Si os gusta esta temática, hacédmelo saber y en mi próximo blog tendréis la tercera parte.

Hasta entonces… ¡a jugar bien vuestras cartas, dentro y fuera de las mesas!

¡Ah! Y espero veros a todos en el SISMIX Costa Brava a partir del 21 de mayo.


Leo Margets

Tras un magnífico deep run en el Main Event de las WSOP, la barcelonesa se ha convertido en una de las figuras emblemáticas del póker español.