[Blog] Vive tus sueños

Por dentro

[Blog] Vive tus sueños
Una mañana mientras miraba a mi hija me puse a reflexionar sobre qué le gustaría ser de mayor. Como madre, es obvio que quiero lo mejor para ella, y que haga algo que le guste y le haga feliz. Para ello, es importante que como padres seamos capaces de darles la libertad y que aceptemos sus decisiones, pero también hay que apoyarles al máximo en el día a día. Esta es la razón de que eligiéramos para ella un método de educación alternativo en moda desde hace unos años, inspirado por la famosa pedagoga Maria Montessori.

El principio fundamental de la pedagogía Montessori consiste en enseñar al niño a ser autónomo fomentando el aprendizaje a su ritmo, lo que se podría resumir como: «Enséñame a hacerlo solo». Es una forma de aprendizaje individualizada que le da responsabilidad al niño y se construye teniendo en cuenta sus necesidades específicas. Los adultos solo son una guía, pero es el niño el que se encarga de realizar todas las actividades desde su más tierna de edad. Según Maria Montessori, el periodo más importante de la vida se sitúa entre el nacimiento y los 6 años y no en la etapa universitaria. Durante esta época el niño se desarrolla en 5 dimensiones diferentes: físicas, intelectuales, sociales, espirituales y emocionales. 

Un sistema obsoleto

[Blog] Vive tus sueños
Quizás ahora os estéis preguntado por qué os estoy contando todo esto. Bueno, mi educación fue totalmente diferente. Tuve una infancia feliz y unos padres geniales. Además, mis abuelos eran muy sabios y me transmitieron un montón de conocimientos y cierta curiosidad intelectual. Pero creo que, en mi época, nos preocupábamos mucho menos de la autonomía del niño o de sus estados de ánimo, especialmente en el colegio. Personalmente, yo me sentí bastante decepcionada, por no decir traumatizada, con el sistema escolar.

Algunos de mis profesores eran muy amables y les apreciaba de verdad, sin embargo, otros eran tan severos que solo me provocaban temor. Para una niña tímida como yo, el hecho de ser ridiculizada o reñida por un profesor poco sociable que se aprovechaba de esto para crearse un cierto respeto hizo que perdiera la poca confianza que tenía en mí. Los daños que esto provoca son difícilmente recuperables, y con mi personalidad sensible, tímida y reservada me sentí muy afectada por este tipo de conducta.

A parte de esto, tuve la gran suerte de tener una estructura familiar y un buen entorno de vida. Quizás, si hubiera sido un poco más responsable y autónoma hubiera tenido menos dificultad para elegir mi camino con más seguridad y certeza. La verdad, que a nivel estudios, tuve muy poca guía. Hice un bachiller de ciencias, para al final terminar estudiando Filología Inglesa y convertirme en jugadora de póker. Hoy en día, si tuviera que rehacer mis elecciones, sería diferente. Hubiera elegido hacer un Grado en Biología y, por qué no, terminar como jugadora de póker. Por aquel entonces no lo hice, mis profesores nunca me hicieron enamorarme de la asignatura, aunque, sin lugar a dudas, es la que más me interesaba, aunque con esas edades es difícil hacer introspección para darte cuenta de ello. Al contrario, el profe de inglés sí que se preocupaba de transmitirnos su gusto por la asignatura, y fue por ello por lo que decidí estudiar inglés. Es alucinante el peso que pueden tener los profesores en el futuro de nuestros hijos.

Aunque tenga un lado frágil, también tengo una personalidad fuerte, determinada y testaruda. Este temperamento me hizo elegir una alternativa como es el póker y me hizo alejarme del camino habitual. Siempre he tenido la necesidad de mostrarme a mí misma y a los demás que soy capaz de hacerlo. Y por ello me gustaría agradecer a mis padres la libertad y el apoyo que siempre me han dado. Es en parte gracias a ellos que pude realizar una transición natural de los estudios al póker.

Se hace camino al andar

[Blog] Vive tus sueños
Un refrigerio en familia en las Bahamas.

Hoy en día, trato de hacer que mi hija tenga el máximo número de facilidades para hacer lo que considere necesario ofreciéndole lo que podríamos llamar libertad acompañada. La idea es dejarle tomar sus propias responsabilidades y ofrecerle la autonomía necesaria siempre respetando sus decisiones y elecciones. Los resultados se comienzan a ver ya, a pesar de que solo tiene 4 años. Tiene un perfil similar al mío: es una niña tímida y reservada, y siento que esta manera de ser educada le está sentando bien, ya sea en el plano social o en la toma de consciencia de su propia autonomía. La niña ha adquirido una madurez que le permite ser consciente de su libre albedrío y de la importancia de tomar sus propias decisiones. El objetivo es que ella sea capaz de pensar por sí misma y decidir qué quiere hacer con su vida.

Hay muchas personas que tras haber seguido este tipo de educación han obtenido resultados brillantes en sus carreras, por ejemplo, es el caso de Larry Page, el fundador de Google, que dijo lo siguiente sobre él y el cofundador Sergei Brin: «Ambos fuimos a una escuela Montessori y creo que esta parte de nuestra formación nos ha ayudado a no seguir las reglas y las órdenes, a cuestionarnos qué pasa en el mundo y a hacer las cosas de una forma un poco diferente ». Es de la misma opinión el inventor de Sim City, Will Wrigth, que dice que «Montessori me ha aprendido la alegría de descubrir. Sim City y Los Sims es un producto directo de Montessori».

Por supuesto que, en nuestros tiempos, beneficiarse de un tipo de educación similar no es algo sencillo, especialmente teniendo en cuenta la parte económica. La mayoría de las escuelas Montessori son privadas y bastante caras. Además del tema de la pedagogía particular, es bastante complicado seguir tus sueños cuando no sabes si tendrás para comer al mes siguiente. Pero dar autonomía y ayuda en la toma de decisiones importantes son accesibles a todos y pueden modificar el futuro, y por qué no, la posibilidad de vivir nuestros sueños.


O RLY

Uno de los primeros terrores en femenino de la nueva generación. Un impresionante talento, ¡eficiente y encantadora!

Suivez O RLY sur FacebookSuivez O RLY sur Twitter