[Blog] Un paso atrás para coger impulso

Por dentro

[Blog] Un paso atrás para coger impulso

Lo primero es lo primero: ¡feliz y próspero año nuevo! Vaya tela con el 2020, tantas cosas han cambiado en nuestra forma de vivir, de entender el mundo y nuestra relación con los demás y con nosotros mismos. Entre los confinamientos, la inseguridad laboral, la precariedad en el sector del póker… Ahora toca hacer balance. Echar la vista atrás de manera honesta e intentar sacar alguna que otra moraleja, para así plantear nuevos objetivos de cara a lo que viene.

Volaré, oh, oh

Personalmente, fue un año muy complejo desde todos los puntos de vista. De entrada, viví en tres países diferentes. Primero en el Reino Unido, donde llevaba cuatro años, luego me mudé a Canadá a principios de febrero con el objetivo de instalarme una temporada y un mes después me fui a Japón, país en el que me quedé atrapado por culpa del bloqueo fronterizo para no residentes. Solo tenía un visado de turista… Tras eso, volví a Londres para compartir casa con un compañero que me acogió generosamente durante casi dos meses y medio. El verano lo pasé en Francia. Cuando llegaron las WSOP online y las Winamax Series tuve que moverme de nuevo. Al principio pensé en Viena, pero fue Budapest el destino final. Allí sigo cuatro meses después.

A. Delmas En cuanto al póker, a pesar del contexto, los resultados fueron decepcionantes. Lo imprevisible fue la norma. ¿Adónde se me permitiría ir? ¿Por cuánto tiempo? ¿Podría jugar al naipe, es decir, hacer mi trabajo? ¿Sería fácil encontrar un apartamento y una conexión a Internet fiable? Siempre estuve en completa incertidumbre, lo que por supuesto añadió una dosis extra de estrés que no es realmente óptima para rendir bien durante períodos intensivos como las Winamax Series.

El sentimiento de 2020 ha sido sin lugar a dudas la frustración, especialmente cuando tuve que volver a Londres con sólo mi bolsa de viaje y nada para trabajar. El ordenador, las pantallas, el ratón, el teclado… Todo se había quedado en mi apartamento de Canadá, que pagué religiosamente a pesar de mi ausencia. En Montreal estaba cómodo. Vivía con mi chica, a la que no pude ver durante casi cuatro meses.

Paciencia, madre de la ciencia

A. Delmas
Por supuesto, esto tuvo consecuencias dentro de las mesas. Es muy fácil caer en la espiral de negatividad y pesimismo en la que debo confesar que caí. Y mi juego se resintió. Tuve dificultades para planificar, para imaginar algo plausible incluso para el año entrante, para motivarme… Sobre todo, de abril a agosto, meses en los que las cosas fueron muy mal. Empecé a sentir multitud de emociones negativas que a su vez alimentaron todo tipo de dudas: ¿soy lo suficientemente bueno para jugar por tanto dinero? Si no gano, es porque estoy haciendo algo malo; ¿no estaré jugando por encima de mis límites? ¿Estoy bien mentalmente? ¿Y técnicamente? ¿Es sólo la varianza?

Cuando tienes la cabeza en otras cosas se nota en las mesas. En este 2020 he experimentado una falta de paciencia en mis sesiones, lo que induce a una necesidad de ganar a todo precio y, por lo tanto, a altas expectativas. Pero para jugar lo mejor posible debes evitar tener expectativas en términos de resultados, sino expectativas en el proceso de progresión (trabajar los spots cbet ace high, defensa BBvBTN…), porque es algo que está bajo nuestro control directo mientras que los resultados no lo están.

Después de costosas sesiones que no salieron bien, a menudo recordaba los peores momentos de mi carrera, así que a veces me preguntaba si no era todo eso. Me comparaba con los demás. Envidiaba a los que tenían buenos resultados mientras yo luchaba por hacer una sesión positiva. El póker es un juego muy duro psicológicamente, especialmente en niveles altos. Afortunadamente, la meditación, que llevo años practicando, me ayudó a no centrarme únicamente en lo que iba mal. En este sentido, tuve la habilidad de no dejarme llevar exclusivamente por la duda. Por supuesto que siempre es algo que pesará en mi vida diaria, pero no serán estas emociones negativas las que dicten mi comportamiento, estoy aprendiendo a vivir con ellas y poco a poco se irán desvaneciendo.

Añádele a esto una pizca de confinamiento, que pasé solo en mi apartamento el 95 % del tiempo… No, no fue el mejor periodo de mi vida. También me faltaba mucha motivación. ¿De qué sirve trabajar como lo hago si no veo los brote verdes? Me dije a mí mismo que me olvidaba de lo más importante: mejorar. A menudo me encontraba en un estado de fatiga, cerca del agotamiento, por lo que tenía que tomar muchos días libres que ralentizaban el trabajo técnico que me proponía hacer antes de 2021. Tuve que aprender a lidiar con el sufrimiento y a usarlo con fines positivos.

Me ayudó a comprender que estos períodos difíciles son enormes vectores de progreso personal, ya que trabajan en la resistencia, la fuerza mental, empujándonos a dar lo mejor de nosotros mismos cada día para tener éxito y explotar nuestro propio potencial. Sin todos estos malos tragos no me habría convertido en la persona que soy hoy, al final me construyeron. Pero cuando los atraviesas, los odias, lo único que quieres es salir de ellos. Somos humanos.

Introspección, ante todo 

El primer paso para salir de este espiral negativa en la que me vi inmerso fue reconocer todo era un proceso interior. Intenté dialogar con mis emociones, entender por qué son tan fuertes y qué es lo que quieren hacerme entender. Finalmente, no es algo del exterior, soy yo quien lass crea y deben ser útiles (el miedo, por ejemplo, advierte del peligro).

zenEn relación con las dudas, lo más sencillo es ir a comprobar si cada una de ellas está fundada o no. Gracias a los trackers pude estudiar mis estadísticas, mi evbb/100. Pero también intercambiando impresiones con otros jugadores y pidiéndoles su experiencia en HHs, en mi juego. Para los resultados, analicé por buy-ins. Filtré mis actuaciones y observé la EV, así como dónde perdía dinero.

También usé los calculadores de varianza y ver si realmente estaba jugando demasiado caro, o era sólo la varianza. Por ejemplo, en los límites más altos donde nuestro ROI es más bajo, es común ver downswings de 200-300 buy-ins en 1.500-2.000 MTT y eso es normal. Se trata de aportar certeza a mi juego, algo que también afecta positivamente a los resultados en vivo. En cada situación, siempre habrá algo positivo de lo que extraer. La Covid-19, a pesar de todo, ha reducido la emisión de gases contaminantes, casi no hay gripe, las gastroenteritis han bajado… Gracias a esto, pude dar un paso atrás y evitar caer en una visión sesgada de mi realidad.

croissantTiendo a olvidar todas las cosas positivas de mi vida en las que he tenido mucha suerte, pero también todo lo que me ha dado el póker. Llevo tres años representando a Winamax. Cuando empecé en esto nunca esperé llegar tan lejos. Tengo que aprender a desarrollar y a cultivar la gratitud que tengo por todas las cosas que he sido capaz de hacer y ver en mi vida, amigos, haber nacido en el país más hermoso del mundo, etc...

De hecho, de 2020 quiero quedarme especialmente con las cosas positivas que me han ocurrido. Hice mi mejor volumen en MTT de los últimos 5 años cuando grindaba en mid-stakes, hinqué bien los codos, aprendí nuevos conceptos prácticos… Asimismo, gané en experiencia y adquirí nuevos reads sobre regs de mis límites. En definitiva, mejoré mi forma de trabajar. Fuera de las mesas implementé una rutina de lectura que me hizo devorar muchos buenos libros este año, también aprendí a hacer un buen pan de masa madre y croissants. En cuanto al japonés, sigo a mi ritmo todos los días durante una hora. Por fin estoy empezando a tener el nivel para leer mangas fáciles (Dragon Ball, Yotsuba...) entendiendo las grandes líneas aunque se me escapen los matices, por supuesto.

¿Qué hay del 2021?

2021 será el año de las tres P. El año en que aprenda a ser positivo, pase lo que pase siempre tendrá la retrospectiva necesaria para tomar buenas decisiones. También será el año de la paciencia. Centrarme en mi proceso será la gran prioridad, los resultados vendrán por sí solos si se hace bien, eso es seguro. Finalmente, en 2021 aprenderé a pulir mi piedra, una piedra en bruto que requiere trabajo para extraer todo su potencial, lo que requerirá esfuerzo y sacrificio. Después de todo, lo he estado haciendo durante mucho tiempo. ¡A cuidarse!

Adrien Delmas 


Ragnarok235

Tras ensombrecer a sus adversarios, nuestro nuevo Top Shark está listo para saltar a la piscina del circuito mundial.

Suivez Ragnarok235 sur FacebookSuivez Ragnarok235 sur TwitterSuivez Ragnarok235 sur Instagram