[Blog] To be or not to be (a pro)

Por dentro

To be or not to be (a pro)
Desde que soy uno más del Team Winamax, la gente no para de preguntarme por las redes sociales sobre lo que hace falta para convertirse en jugador profesional o simplemente ganar pasta con esto. De hecho, algunos se limitan a formular el típico “¿Cómo puedo ganar al póker?” y cosas por el estilo, que en ningún caso muestran una voluntad de superación. Sin embargo, a veces dudo si realmente debo animarles a dedicarse a esto de manera seria, algo que está lejos de ser una simple dicotomía.

En estos días en los que cualquiera puede encontrar una escuela de póker, el nivel medio ha aumentado tanto y entrenadores de todo tipo florecen a mansalva, ¿es posible encontrar a alguien que esté dispuesto a perseguir el Santo Grial y hacer lo necesario para vivir de su pasión?

Cada error es una oportunidad

Aprendí el póker por las malas. Tras un buen run al principio en el que logré ganar el primer torneo que jugué y me embolsé varios miles de dólares jugando cash-game, empecé a fliparme y lo vi todo hecho. Además, para más inri, mi mejor amigo, Yassine, depositó 200 € en internet, se sentó en un NL600 y en una mano ganó 1.000 $. ¡Mil dólares! Para nosotros, que por aquel entonces éramos estudiantes, eso era el equivalente a una fortuna, y más teniendo en cuenta que vivíamos en Sherbrooke (Canadá), donde podíamos alquilar un apartamento por 350 $ al mes. Dicho de otra manera, el premio representaba más de la beca mensual que recibíamos y que nos servía para vivir hasta que consiguiéramos nuestros títulos.

Sin embargo, la alegría no duró mucho. Jugábamos en un bar del centro de la ciudad, pero también en línea, en partidas con límites demasiado altos y contra adversarios mucho más fuertes que nosotros y nuestros incipientes conocimientos. ¿Resultado? Nuestros bankrolls se volatilizaron en un abrir y cerrar de ojos.

To be or not to be (a pro)
Estamos hablando de 2011/2012. Ya se había pasado el fatídico «Black Friday» y la legendaria época dorada del póker que algunos siempre rememoran. Y digo “legendaria” porque nunca la viví. De hecho, a veces me pregunto si de verdad existió y no fue una leyenda urbana. A pesar de todo, quise seguir creyendo en mis sueños, aunque eso supuso renunciar a algunas cosas: sacrificar una carrera profesional tradicional, alejarme de ciertas personas… ¿Mereció la pena? No lo tengo tan claro.

Durante algunos años no conseguimos llegar a despegar porque seguimos cometiendo los mismos errores en términos de gestión del bankroll y organización logística. En este sentido, Albert Einstein tenía bastante razón cuando decía: «La definición de la locura es seguir haciendo lo mismo y esperar resultados diferentes». Ahora bien, ¿aconsejaría a un joven debutante que desee seguir el mismo camino que se lance en cuerpo y alma a ello? Probablemente no, a no ser que sepa mantener la calma y tenga las ideas bien claras.

Disciplina y buenas compañías

Si nada te lo impide y te sientes preparado a hacer todos los sacrificios, nunca me cansaré de sugerir buscar a alguien que haya cumplido ya nuestros objetivos y seguir absolutamente todo lo que recomienda.

To be or not to be (a pro)
Rodearse de la gente correcta es una de las claves del éxito.

El póker se ha vuelto algo muy competitivo, pero aún no hay muchos que tengan éxito, ya que es fácil jugar un torneo o algunas manos de cash yendo al casino de al lado de casa o haciendo clic en dos botoncitos. Convertirse en un ganador requiere una auténtica concatenación de factores y mucha exigencia, como un deportista de alto nivel, algo que no está al alcance de todos.  

¿Quién no sueña con salir con los colegas, ir al cine o a tomar algo en lugar de quedarse encerrado con una aburridísima sesión de multitabling o estudiando los solvers? Es totalmente necesario ver el póker como un deporte de élite. Aunque en mi opinión no se puede clasificar al póker como un deporte al uso, pienso que la mejor manera de progresar en él es utilizando los mismos hábitos.

Me gustaría repetir algo: no todo el mundo consigue poner en práctica lo que aprende. Si no estás convencido de contar con la disciplina necesaria para centrarte exclusivamente en el naipe, es mejor que te dediques a otra cosa o que te tomes las cartas como un pasatiempo más. Esta actividad puede resultar devastadora para el equilibrio mental, ya que afecta a nuestras emociones y nuestra moral, ¡sin hablar de los riesgos financieros que conlleva!

¿Convertirse en profesional es un sueño accesible? No, si continúas cometiendo los mismos errores y sigues esperando a que llegue el milagro o el «one time». Ahora bien, si cuentas con la entereza y la fuerza necesaria, ¿por qué no? Por mi parte, he elegido la segunda opción, y aunque no lo consiga, al menos sé que lo he intentado y no me voy a lamentar por ello.

¡Nos vemos en el SISMIX Costa Brava!

Aladin Reskallah


Tm4betlight

Primer jugador en llevarse dos veces la Top Shark Academy. En 2019, Aladin vuelve al Team, y está vez está más decidido que nunca.

Suivez Tm4betlight sur FacebookSuivez Tm4betlight sur Twitter