[Blog] La partida continúa

Por dentro

[Blog] La partida continúa
Normalmente, suelo escribir blogs sobre desarrollo personal o más reflexivos, pero en esta ocasión me gustaría realizar un ejercicio más orientado a la introspección. Tras un año en el Team Winamax, creo que es el momento perfecto para analizar un 2018 que ha estado cargado de emociones y muchas anécdotas.

Esta temporada comenzó a toda velocidad con mi incorporación al Team tras ganar la Top Shark Academy. Incluso si ya me relacionaba a menudo con esta panda de locos, me hizo muchísima ilusión formar parte de la familia de manera oficial.  En cuanto firmé el contrato me dirigí al que, por ahora, es el mejor viaje de mi vida: Nueva Zelanda.

2018 ha sido testigo de muchos momentos importantes en mi vida, tanto a nivel personal como profesional. Desde el punto de vista profesional, es el año en el que más he progresado; me he entregado en cuerpo y alma a desarrollar mis habilidades “pokerísticas”, con lo cual he pasado muchas horas estudiando los solvers, preflop, postflop, ICM, Knockout… sin olvidar la gran importancia de lo mental, gracias los consejos del preparador Pier Gauthier y el llamado Poker Management System. Asimismo, he tenido la suerte de poder conocer a algunos de los mejores jugadores del mundo, con los que he podido mejorar mi juego y con los que continúo colaborando de manera regular: pads, €urop€an, bencb… (en mi opinión, 3 de los 10 mejores jugadores del mundo actualmente en torneos).

Si tuviera que resumiros mi vida a día de hoy, sin lugar a dudas lo primero de lo que os hablaría es de los encuentros… De hecho, el azar de conocer a las personas adecuadas, ya sea de manera provocada o no es un elemento crucial en una carrera, es decir, es muy importante rodearse de la gente adecuada si quieres llegar a algo importante en este mundo. Sé que lo repito siempre, pero sin ninguna duda el hecho de haber conocido a MerguezValeur* ha sido un catalizador enorme para mí y sé que sin él no hubiera llegado a donde estoy hoy.

Este año ha sido también el de la exposición mediática, estar en primer plano no es algo que me haga sentir cómodo y tuve bastantes problemas en mis inicios para gestionarlo. En tan solo unas semanas, tuve que empezar a aceptar que gente que no me conocía opinara sobre mí, sin poder dialogar con ellos y que me convertía en el representante de una marca. Aunque siempre me ha costado esta idea de idealización, con un poco de tiempo me di cuenta de que podía convertirse en algo positivo, podía utilizar esta notoriedad para transmitir mensajes a los demás, inspirarles, ayudarles…

Y llegó la saturación mental

[Blog] La partida continua
Desde un punto de vista personal, la temporada pasada ha sido en la que más me he atrevido a cambiar hábitos: me propuse salir de mi zona de confort y me siento orgulloso de mí mismo por haber hecho esta elección. Tuve muchas cosas que hacer en 2018, ya sea con el bricolaje, papeleo, discusiones, una mudanza… Admito que por momentos me entraba la pereza, pero decidí ver siempre el lado positivo. Es por ello que fui capaz de hacer cosas que nunca antes me había sentido capaz y, por tanto, maduré, aunque no es algo fácil. También conocí a gente maravillosa, retomé el contacto con amigos a los que les tengo bastante cariño, encontré nuevos centros de interés y, gracias a todo, abrí mi espíritu.

A pesar de todos los cambios positivos que han tenido lugar en mi vida, en 2018 no todo fue todo de color de rosa: experimenté los llamados burn-out, que me hicieron testar mis límites mentales. Como expliqué antes, he trabajado un montón este año, pero este tesón ha tenido algunas consecuencias negativas en mi salud mental. Estaba tan obsesionado con la idea de saber todo tan rápido como me fuera posible que cuando me tomaba 2 horas para jugar a un videojuego me sentía culpable por no utilizar este tiempo para mejorar. Incluso cuando trabajaba no me sentía bien, estaba poco motivado… Se convirtió en un círculo de autodestrucción que afectó a mi fuerza mental y física. Algo debía cambiar en mi vida, y tras 3 semanas de vacaciones forzosas y una entrevista con Pier me di cuenta de que había un punto débil de mi rutina de trabajo: las vacaciones y los días libres. En ese momento decidí que tenía que cogerme un día libre por semana y vacaciones de manera regular (por ejemplo, cada dos meses). Desde entonces me siento mucho mejor.

Los caprichos de la varianza

[Blog] La partida continua
En vivo ha sido totalmente un desastre. He jugado un volumen de 74 torneos (un 50 % más que el año pasado). He pagado cerca de 250.000 € y he tenido una pérdida de cerca de 160.000 €, lo que hace un porcentaje de ITM del 14,8 % (en online estoy cerca de un 20 %). Por su parte, en online también he vivido el peor año desde el inicio de mi carrera profesional. He ganado cerca de 29k $ de los 640k $ jugados en casi 1.900 torneos. Cuando lo analizo en detalle, me doy cuenta de que los shots que tomé hicieron caer mi Retorno de la inversión (ROI, en sus siglas en inglés) dramáticamente: un 8% de mi volumen total es responsable del 80% de mis pérdidas durante la última temporada.

A pesar de que he mejorado mi año en los torneos menos caros (de menos de 1k), con un ROI total del 32 % (una media de 72 %), tengo que reflexionar sobre mis resultados en los torneos con un buy-in más caro. ¿Se debe a la falta de suerte, de volumen o de nivel? Un poco de las tres, me parece a mí.

Sinceramente, tengo que admitir una cierta falta de suerte en momentos cruciales de algunos torneos Highstakes, bastantes deepruns que al final no me sirvieron para nada, por ejemplo. Entre acabar 7º o 1º hay una gran diferencia de dinero. Sin embargo, echar toda la culpa a la varianza sería mentirse a uno mismo y no querer enfrentarse a la verdad. Si queremos reflexionar sobre nuestros actos, lo mínimo que podemos hacer es ser honesto y enfrentarnos a la realidad, aunque a veces no nos guste demasiado.

En relación con mi nivel de juego, consigo mantener un EVbb/100 correcto en las grandes mesas, que en 2018 oscilaba entre 5 y 7,5. Sin embargo, creo que cometí un error en cuanto a la selección de mis partidas, tomé demasiados shots en torneos en los que estimaba que mi ROI estaba entre el 5 y el 10 %, lo que aumenta mucho la varianza y penaliza mis resultados globales para recibir poco a cambio.

El último error que he cometido este año ha sido descuidar mi volumen, especialmente en los pequeños torneos de entre 50 $ y 300 $. Este año he jugado 1.900 torneos, bastante menos de los 3.000 (mínimo) que solía jugar en los años precedentes. Solía jugar los domingos y en fiestas, o lo que es lo mismo, grandes fields con grandes buy-ins, lo que hace aumentar considerablemente la varianza.

Hasta el infinito y más allá

Jugar más torneos entre semana para limitar la varianza y aumentar mi ROI.


Hacer una mejor selección de mis shots para optimizar mis beneficios.

Como conclusión, me gustaría remarcar que este año fue el escenario de muchas experiencias, reencuentros, decepciones, desafíos… Lo más importante de todo esto es descubrir cuál es la moraleja y aplicar la enseñanza en situaciones futuras. Una de las cosas que más me cuesta gestionar es la diferencia entre la progresión y los resultados directos. Siento que he progresado como nunca antes, pero los resultados son bastante decepcionantes. Sin embargo, la correlación entre lo uno y lo otro no es fácilmente demostrable con un nivel de juego tan pequeño, por tanto, tengo que saber concentrarme en los datos que tienen un valor significativo para poder evaluar mi progresión y mi nivel de juego en los meses venideros. También me sería positivo no tener demasiadas expectativas, porque es algo que puede repercutir en mis resultados.

La vida de un jugador pro no es fácil, pero quizás sea por eso que me gusta tanto. Todos los días me propone un nuevo desafío, nuevas dificultades que me empujan a convertirme en alguien mejor para poder superarlas. Si no me atreviera a salir de mi zona de confort, nunca podría haber hecho frente a estas dificultades, y jamás saldría adelante.

La clave para el éxito en 2019 es amar la complejidad, los desafíos, las pruebas que se nos presentan por delante.

Adrien "Ragnarok235" Delmas

*El nombre ha sido modificado por petición expresa del protagonista.

[Nota de la redacción: La Top Shark Academy consiste en una competición en la que aspirantes al Team Winamax tienen que superar pruebas y son evaluados por expertos. Por ahora solo se organiza en Francia, aunque la intención es lanzarla también en nuestro país (así que al loro)]


Ragnarok235

Tras ensombrecer a sus adversarios, nuestro nuevo Top Shark está listo para saltar a la piscina del circuito mundial.

Suivez Ragnarok235 sur FacebookSuivez Ragnarok235 sur Twitter