[Blog] En la variedad está el gusto

Por dentro

[Blog] En la variedad está el gusto

¡Holaaaa!

Espero que el verano haya ido bien. Mi nueva entrada del blog versará sobre los objetivos que me he marcado de cara a la nueva temporada. En noviembre del 2015, cuando Alexandre Luneau formaba parte del Team Winamax, descubrí gracias a él los mixed-games: ese extraño universo que se juega principalmente en Limit o Pot limit y que dista bastante del clásico Texas Hold'em No-Limit. Bueno, a decir verdad, sabía de la existencia de estos, pero nunca me había realmente interesado y, además, aún tenía bastante margen de mejora en el Hold'em. Conocer a Luneau me permitió profundizar sobre variantes desconocidas para mí en ese momento, pues él estaba más habituado. Sin embargo, con el paso del tiempo preferí centrar todas mis energías en lo que se me daba mejor y aparcar el resto para otra ocasión… hasta hoy.

Rumbo hacia lo desconocido

Guillaume Diaz
Durante las pasadas World Series of Poker (WSOP), João Vieira, que también juega asiduamente a otras modalidades, publicó un mensaje en nuestro grupo de WhatsApp en el que aseguraba que cambiar de variantes le ayuda a no caer en la rutina y que el ambiente era totalmente diferente al del Hold'em. También comentaba que el nivel era especialmente asumible en las citas de 1.500 y 2.000 $ y, sobre todo, el número de jugadores menor. ¿Conclusión? ¡La posibilidad de ganar un brazalete es mayor en ellos!

Con esta idea en mente, Ivan, Aladin y servidor decidimos adentrarnos en el magnífico pero poco conocido mundo del Razz, Stud Hi-Lo, y Deuce to Seven al término de las WSOP. La ocurrencia, interesante a todas luces, se complicaba por el hecho de que nuestra experiencia en estos lares era casi nula. Así que decidimos plantear un plan de acción estival con objeto de progresar rápidamente y volver a las Series Mundiales al año siguiente con un nivel más digno.

Como punto de partida utilizamos los vídeos que Alex había hecho para la comunidad de Winamax. En ellos explicaba en francés los pormenores de cada una de las variantes disponibles en la plataforma y los conceptos a tener en cuenta. El resto del contenido, en inglés esta vez, venía de la página UpswingPoker, el web de coaching creada por Doug Polk.

Aunque contar con un buen marco teórico es esencial, donde de verdad se aprende es poniéndolo en práctica, es decir, jugando manos para adquirir experiencia y tropezar dos veces con la misma piedra. En esta línea, decidí jugar de manera ocasional partidas de 8-game en cash-game. El problema era que las mesas eran 2-3 handed max., así que la estrategia era diferente a la de los torneos en 6-8 max.

Paralelamente, para ganar experiencia en vivo, jugué mi primer torneo H.O.R.S.E. en el European Poker Tour de Barcelona. Para quien no lo sepa, estos torneos se caracterizan por ser una mezcla de cinco variantes diferentes: Limit Hold’em, Pot Limit Omaha Hi-Lo, Razz, Stud Hi y Stud Hi-Lo. Y la verdad es que fue bastante enriquecedor. El ambiente era superrelajado, la mayoría de los jugadores mostraban sus cartas tras ganar un bote sin showdown y nadie se alteraba cuando comentaba mis decisiones. Todo ello me ayudó a aprender las dinámicas de este tipo de citas y me di cuenta que mi juego avanzaba a medida que la partida se desarrollaba. Por otro lado, el torneo era bastante turbo, así que tuve la fortuna de acumular un buen stack y permanecer en la brecha durante bastante tiempo. ¡Hasta llegué a ser el bubble-boy de los 80 inscritos!

A pesar de esta pequeña anécdota, lo cierto es que el torneo no hizo sino darme ganas de seguir dándole caña a estos formatos tan atractivos, algo que podéis hacer sin moveros de casa. ¿A qué me refiero? ¡A las Winamax Series! Es verdad que la variedad de torneos fuera del Hold’em o Pot limit Omaha es limitada normalmente…, ¡salvo durante el festival! Estos días podréis cambiar un poco de registro y participar en algunas de las múltiples citas (8-Game, PLO, Razz o del Stud High-Low) con buy-ins que van desde los 5 hasta los 100 €. ¡Animaos!

Razz: la primera cita

Guillaume Diaz
Nunca lo he contado, pero la primera vez que jugué mixed games antes de este verano fue cuando me inscribí en un torneo Razz de las Winamax Series… ¡por error! Cuando llegan estas fechas, tengo la sana costumbre de hacer clic todos los eventos en azul del lobby. ¡Así que imaginaos mi sorpresa cuando vi el percal! En todo caso, cruzo los dedos para que pronto me veáis pinchando por derecho el 100 € 5-Game o el 50 € Razz. 

Como decía al principio, el objetivo a medio plazo es de poder alcanzar un nivel decente para participar en los torneos menos caros de las WSOP en cinco o seis variantes diferentes y, por qué no, meterles mano en un futuro a aquellos con la etiqueta "Championship", como el 50,000$ Poker Players Championship, una cita con diez variantes diferentes. ¡La más prestigiosa del mundo de este tipo! Sin embargo, no hay que precipitarse y lo suyo es paso a paso para estar a la misma altura que los mejores jugadores. Llevo bastante tiempo jugando al No-Limit Hold’em y he alcanzado una cota de juego en la que avanzar es cuestión de detalles.

El resto de variantes es harina de otro costal. Aprendo en cada mano y retengo conceptos con gran facilidad, debido a que soy casi un neófito. Es bastante agradable notar el contraste cuando cambio de modalidad. En una me siento como pez en el agua mientras que en las otras es como si acabase de llegar. Es por ello que me he propuesto de ahora en adelante que los mixed-games formen parte de mi trabajo. No bajaré el pistón en el Hold'em, solo añadiré otros tipos de eventos a mi programa “pokerístico”.

¡Cuidaos y nos vemos pronto en el Dublín con motivo de la décima edición del Winamax Poker Open!

Guillaume "Volatile38" Diaz


Volatile38

El ganador de la tercera edición de la Top Shark Academy posee uno de los palmareses más impresionantes de Winamax.

Suivez Volatile38 sur Twitter