[Blog] El precio del éxito

Por dentro

[Blog] El precio del éxito

Ahora que darle al póker en vivo se ha convertido en algo casi utópico y seguimos esperando el momento en el que podamos sentarnos alrededor de una mesa con seguridad y tranquilidad, gran parte de mis tareas como embajador de Winamax pasan por ponerme delante de la cámara y el micrófono para, de vez en cuando, protagonizar sesiones en directo a través de Twitch como parte del Stream Gang patrio.  Esto, además de permitirme compartir algunas de mis experiencias con la comunidad, me ha servido para interactuar y enfrentarme a un montón de preguntas, unas más originales que otras. La de la mano de Johnny Lodden, por ejemplo, es todo un clásico.

Bromas al margen, los comentarios te hacen pensar y recapacitar. Unas semanas atrás un espectador me lanzó una pregunta muy interesante: "¿Qué has tenido que sacrificar para convertirte en jugador profesional de póker?". Lo cierto es que, aunque a día de hoy esté plenamente satisfecho y seguro de cuál fue mi toma de decisiones años atrás, es verdad que algunos sacrificios sí he tenido que hacer. Pero como dicen: quien no apuesta no gana. Y esto es algo que sabemos bien en el mundo del póker.

El ser o no ser

El primer sacrificio que viene a mi cabeza fue dejar los estudios. Quizás por el pequeño drama que se vivió en mi casa cuando llegué con esa noticia a mis padres… Por aquel entonces, estaba cursando estudios de Económicas en Madrid. Un buen día senté a mis padres (para que no se cayeran de culo) y les dije que tenía intención de dejarlo para dedicarme en cuerpo y alma al póker, mudándome a Londres y perseguir así mi sueño. Ahora, a toro pasado y vistos los resultados, puede parecer una decisión fácil, pero no hay que ser resultadistas, ni en el póker ni tampoco en la vida. Mejor juzgar las cosas desde la distancia y sin tener en cuenta cómo acabó (y sigue) la cosa. Fue una decisión complicada, porque me embarcaba en un sueño en el que había muchas variables sobre el tapete. ¿Qué hubiera pasado si no hubiera ganado en París mi primer brazalete? ¿Qué hubiera pasado si los resultados online no hubieran acompañado tan pronto? ¿Qué hubiera pasado si la varianza me hubiera atacado en mis inicios?

club poker magEs cierto que cuando tomé esa decisión venía de ganar un par de torneos en Madrid, pero nadie sabe qué hubiera ocurrido si en Londres las cosas no hubieran ido como fueron. Tal vez hubiera tenido que volver a mi ciudad y, por lo tanto, a las aulas, pues el trato con mis padres era que, si las cosas no salían bien pasado el primer año, volvería a retomar mis estudios. 

Otro renuncio que también he tenido que hacer guarda relación con mi vida personal. Con 18 años, que era la edad que tenía cuando hice la maleta camino a Reino Unido, un chaval lo que quiere es salir con los amigos, disfrutar de la fiesta, vivir experiencias… Yo, en cambio, decidí apartarme de alguna forma de todo en busca de un sueño.

El sacrificio personal que para mí supuso tuvo su importancia. Hoy en día es fácil mantener el contacto, pero eso no quita que fuera un mal trago considerable, no solo separarme de mis amigos, sino también de mi familia.

Cuando quieres convertirte en el mejor de algo, como yo lo llevo persiguiendo desde mi juventud, s hay que apostar cosas para ganar otras. Han sido muchos los cumpleaños de amigos y familiares que me he perdido, bien por estar jugando un torneo en algún lugar del mundo, o bien por estar en mi guarida londinense estudiando y/o dándole online. Soy una persona muy ambiciosa, a quien le gusta ganar ya sea jugando a póker, jugando al tenis o jugando a la pocha con los colegas, pero a veces el precio que hay que pagar para ganar es alto y difícil de medir.

Stack to pot ratio

mateos WPOCuando eres jugador de póker (o pretendes serlo) te tienes que acostumbrar a calibrar bien los costes. Si hago esto y gano, ¿cuánto gano? Si hago esto y pierdo, ¿cuánto pierdo? ¿Cuánto estoy arriesgando? ¿Me merece la pena? Como todo hijo de vecino he tenido que hacer sacrificios a lo largo de mi carrera, pero no sonaría muy bien que yo anduviera quejándome, cuando realmente soy un privilegiado. Las cosas como son. De todas formas, por si alguien se piensa lo contrario, sí, yo también he tenido que hacer sacrificios.

Dicho todo lo anterior, y con la perspectiva que permite el paso del tiempo, me siento muy satisfecho de mis decisiones y de cómo me han valido para estar donde estoy, pese a haber tenido que renunciar a algunas cosas a cambio. Lo más importante de todo es que me siento con ganas de seguir aprendiendo día a día de lo que me rodea y de los que me rodean, porque la vida, como el póker, es un continuo aprendizaje.

¡Nos vemos en el próximo blog!


Amadi_17

Con tan solo 25 años, el primer español del Team Winamax cuenta con tres brazaletes de campeón del mundo y dieciséis millones de dólares en ganancias tanto live como online.

Suivez Amadi_17 sur FacebookSuivez Amadi_17 sur TwitterSuivez Amadi_17 sur Instagram