[Blog] El año del clic

Por dentro

[Blog] El año del clic
El pasado año significó mi cuarta temporada en el circuito del póker (tercera como profesional) y ha sido cuando mejor y más he jugado en mi corta trayectoria. Como suele pasar, ha habido altos y bajos, momentos buenos, malos y otros un poco más duros, pero prefiero quedarme con lo positivo: 35 aviones, 14 destinos, 120 torneos y muchas, muchas emociones. Os presento el balance de mi 2018, muy fructífero en el plano personal.

Mis objetivos estaban bien marcados desde el comienzo del año: jugar el máximo de eventos posibles en vivo, hacerme con un título, redefinir conceptos como «objetivos» y, por último, prestar mucha atención a las actuaciones de mis compañeros de equipo con objeto de mejorar mi juego. Hoy por hoy considero que he cumplido la mayor parte de estos.

Uno de los principales avances de la temporada no ha tenido nada que ver con la técnica. No he aprendido de repente un movimiento en particular que haga spew a mis adversarios. Desgraciadamente, Davidi no me ha todavía desvelado el secreto de esos tells que apenas se notan. Sin embargo, el conjunto de los jugadores me ha transmitido un mensaje que me ha hecho reflexionar: ganar en este juego tan complejo requiere estar continuamente desafiándote. El tiempo, el esfuerzo y el interés que he puesto en entender mi estilo, mis desplazamientos, mis sesiones e incluso qué tipo de alimentación llevaba ha sido mi particular «clic» en mi cabeza este año. Ya no jugaba por jugar, sino por progresar. Ya no me avergonzaban mis errores, sino que los que me interesaban para aprender de ellos. Si perdía el control de mis emociones durante una partida, intentaba asumirlas y analizarlas. Es decir, parafraseando a mi compañero João Vieira: gano si avanzo, pierdo si finjo. Pierdo si imito la manera de jugar de alguien y gano si comprendo y perfecciono mi enfoque. He dejado de lado ese miedo a cometer un fallo ya que, a fin de cuentas, es algo que solo me concierne a mí. En otras palabras, he entrado en una fase vital en la que mis objetivos representan a mis sueños de antes.

[Blog] El año del clic

Cabeza fría

Sé disciplinado, Romain. Es más fácil escribirlo que hacerlo. Lo intento poner en práctica cada día, aunque a veces tengo la impresión de dar un paso hacia atrás antes de avanzar. Creo que he identificado los elementos que me impiden progresar a este respecto, es por ello que me sorprendo cuando vuelvo a tropezar con la misma piedra de ciertos hábitos poco aconsejables. El rigor o la disciplina no son cualidades que formen parte de mi personalidad, las tengo que trabajar, así que cuando veo que fallo en alguna de las dos me siento un poco impotente, aunque me recuerdo dicho cambio no es cuestión de días. Normalmente, me centro en hacer pequeños cambios actitudinales que me ayudan a mantenerme positivo y ver que el esfuerzo está dando buenos resultados. El cúmulo de estos pequeños detalles provoca a la larga un cambio más profundo. Realmente no me siento muy diferente a la persona que era tiempo atrás, pero este balance del año me hace ver que ha habido una evolución importante. En cifras:

120 torneos en vivo jugados (un 50% más que el año pasado).

20 plazas pagadas

7 mesas finales. 

3 podios WSOP y un podio WSOP-E.

 985.000 $ brutos en ganancias.

Por 107 de los 120 torneos, he desembolsado 250.0000 $ (eventos que iban de los 500 a los 7.000 $). 

Por los 13 highrollers restantes, he soltado 180.000 $ en buy-ins, un 42% del total de los buy-ins.

Este último dato es mareante, y así es. Por otro lado, he aprendido a vivir los primeros swings de este tipo de torneos con naturalidad y a comprender su impacto en el balance anual. Me encanta la competitividad que les caracteriza y el nivel que reina en cada mesa, de ahí que haya aprendido a no tomarme las cosas a pecho cuando no salen del todo bien.

Seguir escalando

[Blog] El año del clic
Al comenzar la temporada mis objetivos estaban sobretodo ligados a la clasificación GPI, ya que era consciente de que los jugadores que ocupaban las posiciones que yo tenía en mente participaban en su mayoría en torneos de alto buy-in.

Desde 2015, mi posición anual en este ranking ha estado en el top 20 de los jugadores franceses, algo de lo que estoy extremadamente orgulloso. 19º en 2015, 11º en 2016, 8º el año pasado y finalmente 2º por detrás de Ben Pollak al final de este curso. ¡Qué progresión! Evidentemente, de cara al 2019, lo que toca es avanzar un paso más. La competición va a ser dura, pero voy a disfrutarla.

Al mismo tiempo, estoy supersatisfecho de permanecer en el top 50 GPI Global. A principios de 2015 era el número 8.787, 803º en 2016, 332º a comienzos de 2017 y 275º el año pasado por estas mismas fechas. Terminar el año 48º solo por detrás de Adrián Mateos en lo que respecta al Team Winamax me hubiera parecido de locos hace un año. ¡Para que luego nos pongamos límites nosotros mismos!

No obstante, cuando veo que Bélgica está en la primera posición de la clasificación FIFA recuerdo que los rankings son solo rankings y en el póker los resultados no lo son todo. Tengo aún mucho que aprender de jugadores como Davidi, Joao o Mustapha y no debo dejar que las cifras y los números me hagan caer en el conformismo y la procrastinación. Debo encarar el año que entra con la misma o más seriedad que he encarado la pasada temporada porque las cosas pueden cambiar rápidamente. Tengo muchas ganas de seguir conociéndome y profundizar en mi juego. Además, creo que estoy capacitado para trabajar técnica y mentalmente para mejorar en la clasificación. El 2019 es un año capital para mí y lo voy a comenzar a tope. Pertenecer a un grupo de jugadores y de amigos tan unido nos ayuda a todos a ser más fuertes.

Espero que os lo hayáis pasado bien durante el Fin de Año y aprovecho desearos buena suerte en las próximas Winamax Series y su histórico 2 MILLION EVENT. Por mi parte, voy a intentar comenzar el 2019 de mejor manera posible en las Bahamas. ¿Qué mejor que embarcarse el más gordo 25.000 $ de la historia para empezar el año con buen pie? ¡Un abrazo y Feliz 2019 a todos!


rLewis

Joven y talentoso, acumula buenos resultados tanto live como online. Una estrella que no deja de brillar.

Suivez rLewis sur FacebookSuivez rLewis sur TwitterSuivez rLewis sur Instagram