[Blog] An American Story (Part 3)

Por dentro

[Blog] An American Story (Part 3)

En episodios anteriores... La historia de Pierre Calamusa y Tony Miles comienza cuando, unas semanas antes del Main Event de las WSOP, el miembro del Team Winamax descubre a un jugador hasta el momento desconocido, pero con muchas ganas de dejar atrás ese anonimato, y decide convertirse en su coach para guiarle en uno de los torneos más importantes del mundo. Todo va como la seda y, tras siete días de muchas emociones, el americano consigue meter cabeza en la mesa final contra todo pronóstico y asegurarse un millón de dólares. 

Día 7 y 8: se hace camino al andar

Tengo un lugar excepcional para el rail en esta pre mesa final del Main Event de las World Series of Poker. Tony me ha reservado un sitio justo detrás de él para ver mejor la acción y aconsejarle los ajustes en la estrategia durante las numerosas pausas publicitarias, es lo que tiene que se emita por la ESPN. Son cerca de las 23:00 h. Manion resube UTG, Antoine Labat flat UTG+1 y Zhu shove sus 40 ciegas. Un sentimiento de excitación se extiende entre el público cuando Mannion también mete su stack y es pagado por Antoine. La confrontación AA vs KK vs KK sellaba el día 7, habíamos conseguido cumplir con el primero de los objetivos: Tony iba a participar en la mesa final del torneo más importante del mundo.

Los allí presentes estaban exaltados, el ruido era ensordecedor. Todos los jugadores fueron a abrazar a sus equipos, a veces hasta se fusionaban. La euforia era un sentimiento palpable, cada jugador saboreaba el momento. Tras haber abrazado a cada uno de los miembros de nuestro rail y, en especial, a la familia de Tony, me fui. Para mí, el final de un Día no supone el final de la jornada de trabajo. Al contrario, para mí no ha hecho más que comenzar. Tony necesitaba descansar y relajarse. Para mí, la noche sería bastante corta. Desde un punto de vista técnico, tenía que poner en marcha toda la estrategia de la mesa final y los posibles escenarios que Tony podría encontrarse para que estuviera atento desde la primera mano.

[Blog] An American Story (Part 3)
La otra parte de mi trabajo como coach es bastante más abstracta, tengo que llevar a Tony a un estado en el que resalte sus puntos fuertes y minimice sus puntos débiles. El Main Event de las World Series es un torneo único. Quizás no se trate tanto de la precisión técnica, sino de hacer gala de solidez mental y tenacidad, es importante tener nervios de acero, aunque no hay que olvidar que en juego hay millones de dólares. Es por eso que he creído en Tony desde el principio, tenía la convicción de que tenía el perfil perfecto para hacer una gran actuación.

Mi plan de coaching aparece rápidamente en mi cabeza. El Día 8 es, sin lugar a dudas, el más peligroso para Tony, pero también el más rápido, ya que se terminará cuando se hayan producido 3 eliminaciones. Su stack, que le sitúa en la 3ª posición, convierte este Día 8 en una auténtica trampa. Hay mucho que perder y muy poco que ganar. Mis indicaciones estarán, antes que nada, centradas en el plano técnico. Tienen que ser simples y fácilmente memorizables, porque Tony no tiene mucha experiencia en torneos de póker. Además, con todo el cansancio y el estrés va a resultar más complicado aprender estrategias múltiples y complejas. Mi plan se limita a poner en marcha el rango de apertura, de 3bet y de defensa desde las ciegas en las situaciones de juego que considero más probables. Por ejemplo, qué hacer si John Cinn abre desde el botón, qué manos hay que defender desde la CG, con qué manos hay que hacer 3bet…

[Blog] An American Story (Part 3)
La segunda parte de mi plan se centra en el «póker puro», la puesta en marcha de una estrategia global tras el flop. La tarea es bastante sencilla, porque es muy similar a todos los puntos que habíamos aplicado durante los días 6 y 7. Tight, smallball y conservar los botes pequeños, ICM obligado, Tony tiene 42M con ciegas 300/600. Atrapado entre Mannion y Dyer, los dos chip leaders. El primero en posición sobre nosotros y el segundo sin miedo e hiperagresivo, así que la única estrategia contemplada era ser muy conservador.

70 manos. Ese fue el tiempo que duró el Día 8. Curiosamente, mientras escribo estas líneas me doy cuenta de que tengo muy pocos recuerdos. Solo me quedan dos cosas en mente: la ascensión de Michael Dyer y la solidez de Tony, en conformidad con la estrategia prevista. El stack de Toni no había crecido demasiado, pasó de 42M a 56M. Lo más importante, las instrucciones seguían siendo las mismas: Vamos 4/6. Cada tenía 36BBs y Zobian 16. La clave para afrontar el Día 9 era seguir siendo sólido y reflexivo.  

Día 9: ¿escrito en las estrellas?

Me fui a la casa alquilada por Tony sobre las 10 de la mañana. Sus padres y algunos familiares también se habían desplazado para animarlo. Al llegar, me vi embargado por el amor y la fraternidad que rodeaba a este lugar y sus gentes. Los padres de Tony me abrazaron y me invitaron a compartir con ellos el desayuno. En ese momento, me di cuenta de que estaba viviendo unos momentos excepcionales. Cuando iba a lanzarme como un lobo hambriento a por el bacon que me habían preparado, Tony y su madre me tomaron de la mano, también se unió su suegro. Todos formamos un círculo y comenzaron a rezar. Nunca he creído en Dios, por ello me resultó algo muy raro ver que yo también cerraba los ojos y me ponía a rezar. No es que estuviera rezándole a Dios, pero sí que creo que lo vi como una forma de expresar mi gratitud y reconocimiento a quien fuera por estos momentos tan increíbles.

[Blog] An American Story (Part 3)

Tony vuelve a repetir sus jugadas: «Zobian open shoves 17bbs from the button, what is our calling range from the big blind, Tony?». Una semana de Main Event fue suficiente para hacer progresar a Tony a gran velocidad. A pesar de que sus lagunas técnicas todavía eran patentes si lo comparábamos con jugadores como John Cynn, Michael Dyer o Joe Cada.  Sentí que el Día estaría dividido en dos partes: un plan pasivo hasta que quedaran 4 o 5, el escenario más probable era la eliminación de Zobian (el short stack), y tras él la eliminación de Cada, ya que las ciegas iban a ir comiendo sus stack. En ese momento comenzaría un torneo completamente nuevo, shorthanded con una estructura de premios que incita a tomar mayores riesgos.

Este cambio de plan de batalla fue sin duda el lado más fascinante de mi trabajo con Tony, ya que se trataba de hacer un trabajo sobre el hombre y no sobre la técnica. Había que utilizar su pasado, su historia, su relación con Dios y su familia para llevar este Día 9 a un terreno casi místico. Era evidente que, si lo llevábamos al terreno de las matemáticas, Tony había perdido la batalla.  Pero si lo conseguíamos llevar al terreno de la paciencia, el rigor, la capacidad de manejar el estrés y las emociones… ahí tenía la certeza de que Tony sería el mejor. Había vivido mucho: desde una adicción a las drogas que casi acaba con él, hasta el descubrimiento de la religión y su inmensa fe en Dios. Sin lugar a dudas, el apoyo y el amor de su familia son factores muy importantes para nuestro protagonista. Esta familia, que se tuvo que unir muchas veces frente al dolor, ahora se estaba uniendo por un motivo más alegre, el camino hacia la fortuna.

[Blog] An American Story (Part 3)

Quedaban 5 jugadores: Cada sube UTG, Tony 3b su botón y entra se lo piensa después de que el ganador del Main Event de 2009 fuera all-in. Un clamor se eleva entre el público: ¡all-in pagado! Se descubren las cartas, AK frente a pareja de dieces. En mi mente, Cada solo podía tener AK en esa mano y Tony TT. 4bet shove TT en su posición para una cuarentena de blinds era un suicidio. El flop me mortifica: K89. El turn y el river son blanks y miro, asombrado, cómo el rail de Tony explota de alegría. Entonces me di cuenta que, desde mi rincón, había leído completamente mal la mano. Tony tenía AK y Cada era el que tenía la pareja de dieces. Estaba muy sorprendido con el error monumental que había cometido Cada en ese momento de la partida. Su mano era claramente un flat y no un shove.

Esto me deja aún más claro que el Main Event se jugará bajo una fuerza mental importante. Y Tony está en una excelente posición con 4 jugadores restantes. En cada break, siento que Tony está más seguro, llevado por una serenidad mística. Cuando se nos presenta la ocasión, nos repetimos que esta jornada estaba escrita en las estrellas y que su buen run es una señal enviada desde lo alto. El día se pasa mejor de lo que hubiéramos soñado, su stack alcanza los 240M de fichas y Manion caía eliminado en la 4ª posición.

Nunca había estado tan orgulloso. Orgulloso de ver durante todo el día en la ESPN la W roja en su pecho, orgulloso de que Tony me describiera como su coach durante la entrevista que se realizó tras el Día 9. Teníamos la impresión de vivir un sueño: solo quedan 3 jugadores en el Main Event de la WSOP y Tony es chipleader.

[Blog] An American Story (Part 3)

Continuará...


LeVietF0u

Ha ganado los torneos más grandes de W y sigue dando de qué hablar en live. Es una de las grandes esperanzas de la nueva generación.

Suivez LeVietF0u sur FacebookSuivez LeVietF0u sur Twitter