rLewis

Estrella en ciernes de su generación, el de Burdeos ha confirmado todas las esperanzas puestas en él en 2021 ganando su primer brazalete de las WSOP.

Suivez rLewis sur FacebookSuivez rLewis sur TwitterSuivez rLewis sur Instagram

[Blog] On the road again!

Por dentro GeneralTorneos LiveLIFE STYLE hace 10 días.

romain lewss
En menos de dos semanas, el 31 de mayo para ser exactos, comenzarán las World Series of Poker 2022. El parón pandémico hace mucho que quedó atrás. Desde la reanudación del circuito, todo ha sucedido muy, muy rápido. Vuelvo a vivir en una maleta. Vuelvo a sentir la adrenalina de la competición. Mi estancia en Mónaco no estuvo a la altura de la de Praga, pero el Team Winamax en su conjunto estuvo más que a la altura en nuestro primer festival postseminario. En solo una semana, Adrián y Bruno ganaron más de dos millones de euros. Es un sueño hecho realidad. Pero lo más emocionante es imaginar lo que puede ocurrir durante los 45 días que duran las WSOP. ¿Sabes a qué me refiero?  Por primera vez llegaré el día antes del inicio y no me iré hasta después del final. Quiero darme la oportunidad de jugar en los torneos más importantes al principio a través de un puñado de satélites y voy a añadir el Evento #8 de 25.000 $ a mi programa. Va a ser un verano muy movidito, lo sé, pero estoy deseando que llegue.  

Lo cargado de mi programa y la cantidad total de dinero en juego da miedo. La presión está ahí. Sé que no es moco de pavo, pero no afectará a mi juego una vez ponga pie en suelo americano. Habrá muchas oportunidades de conseguir cosas bonitas y me siento más preparado que nunca. Depende de mí gestionar el esfuerzo a lo largo del festival. Me gusta darme tiempo entre torneos y no tengo ningún problema en perderme o saltarme algunos torneos en otros casinos para centrarme en las WSOP. El objetivo general para mí no es el número de torneos, sino más bien mi lucidez y claridad mental en los tapetes. Tenía la idea de aprender nuevas variantes para aumentar mis posibilidades de ganar un brazalete, pero al final prefiero centrarme en lo... Seguir leyendo

[Blog] Brazalete en mano... ¿Y ahora qué?

Por dentro LIFE STYLE hace 3 meses.

Desde el momento en que descubrí las World Series of Poker en YouTube hasta el momento en que gané mi primer brazalete de campeón del mundo han pasado quince años. Quince años que han transcurrido en un abrir y cerrar de ojos y que, al mismo tiempo, representan más de la mitad de mi vida. Todo ese tiempo he estado fascinado por este juego de 52 cartas, viajando por el mundo en busca de mi próximo éxito. Lo sabes al menos tan bien como yo: es difícil ganar un torneo. El que sea. 

Hasta el pasado verano, había protagonizado más de un deep-run destacable, pero no en términos monetarios. Después de siete años en el circuito -y eso parece mucho y poco tiempo a la vez-, seguía persiguiendo un título "de verdad". Obviamente, había disfrutado como un enano con las victorias de mis compañeros y en ningún momento sentí una sensación de derrota, a pesar de mis resultados imperfectos. Por el contrario, seguí siendo positivo y bastante feliz. Muy feliz, de hecho. Que te eliminen antes de jugar la última mano de un evento ocurre el 99 % de las veces; jugarla, ganarla y celebrarla rodeado de tus seres queridos ocurre el resto del tiempo. Como aquel 17 de noviembre en Las Vegas. 

Es casi una lástima que no celebremos más los segundos y terceros puestos, porque ese sabor a asignatura pendiente es palpable en todos. También es lo que hace que la victoria sea aún más hermosa. Y luego, la euforia. Una historia con final feliz. Ahora empiezo a darme cuenta de lo lejos que he llegado, ahora empiezo a darme cuenta de que he cumplido uno de mis sueños de la infancia. Brazalete en mano... ¿Y ahora qué? 

Un título y muchas preguntas

romain lewisss
Cojo cita con nuestro entrenador Stéphane Matheu unos días después de la mencionada final. El... Seguir leyendo

[Blog] Más listo que nunca

Por dentro Torneos Online hace 6 meses.

romain lewis blog
Un mes entero en suelo americano. 61.000 $ de buy-in por 61.000 $ en ganancias. 25 torneos, 8 plazas pagadas, más de un deep-run, colegas en mesa final, sesudas conversaciones sobre póker que se alargan hasta más allá de la caída del sol, manos para la posteridad… Esta es mi sensación tras cuatro largas semanas inmerso en las World Series of Poker. Las Vegas, baby! Y lo mejor está por llegar. Ya hablé largo y tendido sobre mi inolvidable participación en el Main Event de 2019. Ahora toca 2021. Las sensaciones son similares. Las horas pasan volando. Aunque esta vez no me he movido de Las Vegas para no perderme demasiados torneos, he estado gestionando mi día a día para no agotarme antes de este trascendental evento.

Antes de llegar al Main Event de 2019, solo había hecho tres ITM por un total de 6.000 $. Mi presupuesto rondaba los 70.000 $. Mucho menos tranquilizador. De hecho, podría incluso decir que me he estado preparando para este momento sin darme cuenta durante quizás más de la mitad de mi vida. Esta vez me siento más preparado. Listo para salir por la puerta con millones de dólares. Dispuesto a ser el único jugador medio inglés y medio francés que gane el mayor torneo del mundo. Mentalizado para lo desconocido y los golpes demoledores. Mentalizado para sentir todo tipo de emociones. Listo para canalizarlas. Estoy listo.  

Shuffle up and deal!

Sin embargo, no siempre he disfrutado de este estado. Ahora me doy cuenta. Hace dos años, cuando llegué al Día 6, aunque me sentía mentalmente en la cima de mi juego, adolecía de una fatiga que apenas se percibía en la mesa, pero que resonaba en mis entrañas cuando las cartas volaban. La forma en que reaccioné internamente a las manos complicadas demostró mi fragilidad. Ese... Seguir leyendo

[Blog] Las Vegas on my mind

Por dentro LIFE STYLE hace 9 meses.

Después de un verano bastante ocioso, ha llegado el momento: ¡el naipe está de vuelta! ¡Y la cosa promete! Se acabaron los baños de sol en la playa, el Spritz, el molky, las bodas, las partidas de petanca, la Eurocopa, las comilonas... La mayor competición de póker del mundo está a la vuelta de la esquina y podría hacer historia. Me refiero, por supuesto, a las WSOP. Para mí, es lo que más me motiva a corto plazo. Diez horas de juego en vivo al día durante más de un mes. Mi tercer hogar. Welcome to Fabulous Las Vegas!

A menos que las autoridades nos tengan preparadas nuevas sorpresas, lo normal es que esto sea así. Y no me lo perdería por nada del mundo. Si bien desde que empecé en esto del póker hasta que puse un pie en Sin City pasó una década, los últimos 24 meses se me han hecho eternos. Efectivamente, lo sé, podrían decirme "Pero Romain, ha habido muchos eventos en línea". No es lo mismo, todo el mundo lo sabe. Uno echa de menos ese cosquilleo en el estómago al llegar a la pista de aterrizaje del aeropuerto McCarran, lleno de esperanza y motivación. Los 40 días viviendo en una villa instalada en medio de un desierto asfaltado para el pecado. Los nervios al subir los escalones del casino Río. Jugar, jugar y jugar con la única intención de superar cada jornada. Paso a paso. Sin otros quebraderos de cabeza. Todo esto se echa de menos cuando se juega en línea.

romain lewis
Mi otro objetivo es dar el cante. No me refiero a la Marsellesa que resuena en el Río o a mi papel como líder del rail galo. Quiero vivir un verano lleno de emociones, alegrías, nuevos recuerdos y fiestas. ¡Quiero que se me oiga bien!  El precio a pagar son horas de paciencia para aceptar los sinsabores del día anterior, para escuchar a mis vecinos expresar sus... Seguir leyendo

[Blog] ¿Resultadista?

Por dentro GeneralLIFE STYLE hace más de un año.

A menudo oímos que el póker es una escuela de vida. Estoy completamente de acuerdo con esta idea. Para muchos el naipe es un pasatiempo, un entretenimiento; para otros es simplemente un coñazo. No obstante, el simple hecho de preguntarse por qué no gusta puede conducir a un crecimiento personal. Eso sí, no estoy diciendo que a todo el mundo le tendría que apasionar el póker. No todos somos competitivos, no todos queremos utilizar el dinero como herramienta, no todos nos sentimos cómodos ocultando nuestras emociones y no todos estamos dispuestos a dejar que la suerte condicione nuestro estado de ánimo. La inestabilidad (no sólo de las emociones, sino también de las ganancias y las pérdidas) puede ser molesta. Tiene sentido. Y es interesante, creo, analizar las razones.

Sí, el póker es una escuela de vida, pero si uno busca sacar siempre matrícula de honor, puede darse de bruces con los sueños. Solo. La incertidumbre reina. Es muy difícil estar seguro de que las decisiones que se toman son las correctas. Mi interés por el juego se disparó en cuanto me di cuenta de que me hacía crecer, de que me convertía en la persona que quería ser. Las cosas que tenía que afrontar internamente mientras jugaba me hacían naturalmente más tranquilo, más paciente, más en sintonía conmigo mismo y menos orientado a los resultados. Bueno, vale, todavía tengo muchos defectos que las cartas no han corregido, si no sería demasiado fácil, ¡pero prefiero centrarme en lo positivo! 

Además, pretendo ser menos resultadista. Ahora bien, cuando lo pienso seriamente me doy cuenta de que sigo valorando mis éxitos conforme a los objetivos preestablecidos en muchas esferas. De todos modos, es difícil no serlo en el día a día, pero ya es tranquilizador serlo un poco... Seguir leyendo

[Blog] El tiempo de la reflexión

Por dentro LIFE STYLE hace más de un año.

Escribir este blog requería cerrar algunas pestañas de mi buscador. Y así lo he hecho. Mi corazón late con fuerza. Me siento cansado a pesar de no haber visto a nadie en realidad. Sin embargo, llevo toda la mañana viendo a miles de personas en conciertos y festivales. Protegido de miradas extrañas, llevo dos horas cantando y disfrutando de mi propio evento privado en mi apartamento. Es este contacto, el intercambio de energía, la pasión y el amor lo que más echo de menos en mi vida ahora mismo.

Poco a poco me doy cuenta de que, desde los cuatro años, he formado parte de una multitud que canta en unión, algo que es maravilloso. Se me pone la piel de gallina. Cuando lo pienso, el optimismo me invade. Hace tiempo que no experimento esta sensación, que no comparto con extraños este sentimiento común de hermandad, de intercambio. Ya sea en un estadio, en una un rincón perdido en medio de un bosque, en una sala gigantesca llena de mesas de póker, echo de menos el zumbido. Pero quiero creer que cuando llegue el momento todo será igual de especial o incluso más.  

Ampliación del campo de batalla

romain lewis
No escribo estas líneas como forma de quejido, al contrario, las escribo para contarme una historia en la que quiero creer, un cuento que imagina un futuro en el que estaremos aún más anclados al presente, en el momento de compartir y de ser felices. Un futuro en el que seré más consciente de que al final han hecho falta miles, incluso millones de años de evolución para que los hombres y mujeres podamos reunirnos en lugares gigantescos con el único objetivo de pasar un rato extraordinario, que se ha convertido en ordinario para mí, un hijo del siglo XXI.

Mi trabajo es la hostia. Jugar, progresar y avanzar en un juego que me... Seguir leyendo

[Blog] Póker en vivo vs. póker en línea

Por dentro Torneos LiveTorneos Online hace más de un año.

Hace tiempo que la vuelta al colegio comenzó para mí. Tras un verano inusual alejado de las mesas, es hora de ponerme a darle caña al póker en línea. Durante largo tiempo mi carrera ha girado en torno a los eventos, tanto desde un punto de vista resultadista como formativo, pues pensaba que el póker en vivo me era la modalidad que más me rentaba. Y la verdad es que lo prefiero al póker online. Pero esto no quiere decir que le haga ascos al grinding, de hecho, todo lo contrario.

Todo el mundo echa de menos las citas en vivo. En los eventos vivimos deep runs memorables que quedan largo tiempo en la memoria. Cada bote, cada vibración, cada mano es más intensa que en las sesiones en línea. Sin embargo, no tengo la intención de que esta entrada sea una loa a los torneos en vivo, sino una reivindicación del póker en línea, que a fin de cuentas es igual de real e atractivo. En realidad, es el mismo juego sin ser el mismo ejercicio. Es complicado compararlo con otro dominio, aunque he intentado señalar las grandes diferencias entre los dos formatos.

La temible varianza

Romain Lewis
Sin duda uno de los grandes temas y nuestro cerebro la sufre en ambos formatos. En línea, la varianza está presente durante las sesiones. Cuando nos afecta no es complicado guardar la calma y no tirar el teclado y el ratón, pero ¿qué pasa con nuestro juego en el resto de mesas? Eso es harina de otro costal y hay que trabajarlo. Además, el juego en MTT está bastante condicionado por los resultados. Quizás sea menos flagrante que en vivo, pero en línea también se puede dar el caso de una mala racha de varios meses de duración. En este tipo de situaciones es necesario contar con un buen motivo para volver a las andadas.

En vivo la varianza está sobre... Seguir leyendo

[Blog] Unas WSOP para el recuerdo (6ª parte)

Por dentro Torneos Live hace más de un año.

En capítulos anteriores... Tan solo quedan 237 almas en liza en el Main Event de las World Series of Poker y el chip-leader es un tal Romain Lewis. ¿Logrará el galo que no se le atragante la cena en este Día 5? 

Un retuit y cierro todo. Desconecto del mundo exterior. Steph ya me espera para llevarme a la villa. Me doy cuenta de su cara de satisfacción, fruto de la excitación que viviremos juntos durante el dinner-break. Mientras picamos algo el coach me comenta algunas anécdotas de su carrera como tenista. Sabe que ponerse ahora a hablar de póker no tiene mucho sentido, aunque no llego a saber si hace como el que está ocupado con su teléfono o si realmente está ocupado y directamente no hablaremos de póker durante el descanso. Ahí radica la gran diferencia entre un preparador y una persona ordinaria. Cualquiera se pondría a atosigar con preguntas sobre el desarrollo del torneo. Yo mismo lo haría con un colega, así que tomo nota de lo que hay que evitar.

La verdad es que estas pausas me relajan mucho. Aprovecho para dar algunos largos en la piscina y así refrescarme un poco, ya que el calor aprieta bastante. Steph me avisa de que nos quedan quince minutos para salir. Por el camino de vuelta aprovechamos para repasar algunas instrucciones: paciencia, rigor y aceptación. Me limito a guiñar el ojo como símbolo de aprobación…, ¿pero estoy realmente confiado? ¿Para qué guiñar un ojo cuando normalmente significa agradecimiento? ¿Quiere decir algo? Intento no comerme mucho el tarro; lo que importa son las acciones.

¡A full!

Cruzo al español que eliminé justo antes del dinner-break. Tiene pinta de estar deprimido. No consiguió sacarle partido a sus dos Jotas con un board 6-2-2-5-4. Yo resubí de 75k a 280k en... Seguir leyendo

[Blog] Unas WSOP para el recuerdo (5ª parte)

Por dentro Torneos Live hace más de un año.

En capítulos anteriores... Tras un travesía por el desierto de Nevada en formato card-dead, Romain Lewis se encuentra cómodamente sentado en la segunda mesa televisada del Main Event de las Series Mundiales. Ahora queda rematar la faena y entrar en el Día 5. 

En una hora en vivo jugamos alrededor de veinticinco manos. En el Main Event de las WSOP esta cifra se reduce a unas veinte. Recibimos un par de ases cada doscientas veinte manos de media, es decir, una vez por jornada. Si pudiera elegir el momento sería en el último nivel. Si pudiera…

Faltan dos horas para el término de la jornada. He alcanzado el último nivel. Las cartas están repartidas. Y aquí llegan mis dos bonitos ases. ¡Qué placer! No he jugado lo bastante como para ser indiferente a este tipo de estímulos. Sin precipitarme empiezo a acariciar cuatro fichas naranjas y las coloco tras la línea blanca. Uno de mis vecinos a mi derecha devuelve sus cartas. En ese momento me doy cuenta que la combinación Deliveroo sushi con baño en la piscina de la villa durante el dinner-break está dando sus frutos. Me siento fresco. Y sobre todo cargado de munición.

Kiss my aces

Hace un minuto que el jugador canadiense a mi derecha se lo piensa. Y mi cabeza suplica: “Súbeme, por favor”. Le echo un vistazo a su stack y me doy cuenta que tiene tantas fichas como yo. No voy a mentir: a pesar de todo logro disfrutar de estos momentos de intensidad, aunque empiezo a lamentar no haberme tomado clases de teatro en mi juventud. No me sale fingir que todo va bien y charlar como si estuviera en familia. No tengo tanta confianza. Un día me saldrá. O eso espero.

El colega me mira y le correspondo haciendo lo propio hasta que se tira. ¡Es como si me hubiera leído la... Seguir leyendo

[Blog] Unas WSOP para el recuerdo (4ª parte)

Por dentro Torneos Live hace más de un año.

En capítulos anteriores... Tras meterse por primera vez en plazas pagadas, Romain Lewis encara el Día 4 del Main Event con la certitud de que lo más difícil comienza ahora.

Día 4. 10:00 h. No hay tiempo para el ritual matinal. Hoy todo va muy rápido. Más de mil supervivientes han tenido tiempo para descansar. La alegría de cientos de shortstacks se ve interrumpida por la cruda realidad: haber salvado la cabeza no es lo más difícil. Quizás lo más angustioso, pero no lo más difícil. La próxima etapa, el próximo nivel de ciegas, los próximos escenarios… Todo es igual de letal.

En lo que a mí respecta no paro de darle vueltas a una cosa. Por un lado, queda el 15 % del field, así que podría creer que he llegado lejos; pero, por otro lado, se puede decir que al evento le quedan por delante muchas horas de juego hasta el tramo final. Es extraño. Más vale que me deshaga de este pensamiento…, aunque es cierto todavía queda tela.
 

Fila payout WSOP
Fila de payouts al comienzo de la jornada.

Llego con los primeros a la mesa. Abro mi mochila. Empiezo a notar la presión. En cuestión de dos minutos la mesa se ocupa. La música típica de las WSOP ambienta la sala mientras se intercambian “good-lucks”. Nos damos la mano deportivamente y aceptamos que nuestros destinos estarán íntimamente ligados durante las próximas horas.

Unos botes flip-antes

Romain Lewis WSOP
Respiro aliviado al ver que mi primera mano es una basura. La segunda, la tercera y las sucesivas se asemejan bastante. Lo veo como un golpe de suerte. Me deja tiempo para analizar el comportamiento de mis adversarios sin que ellos tengan una idea de mí, antes de sentirme obligado a jugar mi primera mano. Tras treinta minutos de juego, esto es, quince manos, recibo mi primera premium.... Seguir leyendo